Por segundo año consecutivo Diablorock estuvo invitado a Hellfest, “El festival más ecléctico y especializado en metal del mundo”.

Con un cartel menos llamativo en cuanto a cabezas de cartel pero con una zona media de bandas mareante, el festival francés prometía muchas sorpresas y mejoras para celebrar su décima edición.

Sin duda alguna el festival logró superarse. A continuación intentaremos trasladar todo lo que allí sucedió, o al menos, todo lo que nos dio tiempo ver, que con lo cansinos que somos, no fue poco.

HELLFEST  Clisson – Francia – 19, 20 y 21 de Junio 2015.


Aspectos generales: Tras el sold out de la pasada edición, y haciendo honor a su lema “made by fans, for the fans” lo primero que llamaba la atención al entrar en el recinto eran las múltiples mejoras que había y la pasta que se habían dejado para conseguirlo. Un piso completamente nuevo, en el que predominaba un verde espectacular de césped natural, acompañado de caminos asfaltados y detalles decorativos como un paseo con emblemas metálicos incrustados en el suelo con cada una de las ediciones pasadas. Reconozco que se me puso la piel de gallina una vez pasé el control y pisé aquel maravilloso espacio. A destacar unos nuevos escenarios altar/temple/valley, mucho más grandes, más altos, separados y con pantallas. Una zona para skate curradísima, nuevos bares llameantes, meaderos por todos lados, zonas de descanso y unos escenarios principales con nuevas pantallas incrustadas en una nueva espectacular decoración que enmarcaba los Mainstages. La temperatura volvió a ser elevada, pero se pudieron ver diferentes modos en los que la organización estuvo al quite (mayores puntos de agua, manguerazos e incluso chicas con pulverizadores en los bares para los mas sofocados). Otro aspecto a destacar es la inclusión del sistema cashless de tarjetas para la compra de bebida y snacks, un acierto y un puntazo una vez comprobamos lo que facilitaba las cosas. Con las nuevas mejoras y las tres jornadas de bolazos que hubo, los que estuvimos allí tenemos claro que no nos perderemos las futuras ediciones, la organización ha demostrado que invierte mucho en mejoras que repercuten directamente en el espectador. En general, la percepción que tuvimos es de que si el festival hace caja, gran parte del beneficio se invierte en darnos confort al público en la siguiente edición.

VIERNES

Nos estrenamos con el espectacular dúo BÖLZER, para mi fueron la banda revelación del festival, dúo suizo de Death/Black, increíble como un solo tipo llenaba el escenario con su poderosa presencia, y la manera en que con seis cuerdas y sin bajo se las ingeniaba para aplastarnos la cabeza a base de guitarrazos. SYLOSIS me causaron buena impresión, mucho mejor que en disco aunque reconozco que no disfruté tanto su actuación como los que se conocían mejor sus temas. THE QUIREBOYS sonaron muy bien, y su rollo hardrockero vino genial para iniciar bailoteos y ambiente festivo, aunque su vocalista está muy justo de voz y desmereció un poco la actuación. Llegué al final de la actuación de ENTHRONED, y lo poco que vi me gustó. ARMORED SAINT sería una banda correcta de thrash del montón de no ser por el puñetero John Bush, que pedazo de vocalista, pese a llevar unos pantalones espantosos su presencia y voz elevaron la actuación de la banda a un nivel superior. ORCHID nos hicieron viajar en el tiempo a base de riffs sabbaticos, algo que a los que nos gusta la banda nos encanta, y a otros les resulta plagio. El combo americano estuvo muy bien aunque la voz con demasiado delay para mi gusto, presentaron un tema nuevo cojonudo.MELECHESCH muy potentes y sobrios, me impresionó la cantidad de gente que estuvo viéndolos. Una de las gratas sorpresas, personalmente, fueron HIGH ON FIRE, quienes hicieron un señor bolazo (y me sacaron la espina clavada en el resurrection 2014 donde sonaron a bola de ruido). El trío capitaneado por el carismático Pike sonaron potentes y con relieve, presentando nuevos temas y sudando para todos nosotros la gota gorda. Pude ver el último tema de SODOMmientras pillaba buen sitio para ver a Lemmy, y el trio alemán me pareció correcto. MOTORHEAD sin embargo fueron la decepción del festival, reunieron la mayor congregación de publico del día, Lemmy estuvo muy débil, descompasado y a remolque de una banda ya de por si ralentizada, el peor momento de la actuación estuvo en uno de mis temas preferidos, Orgasmatron, que sonó fláccida y con un lemmy sin apenas energía. LAMB OF GOD sin embargo venían hasta arriba de clembuterol, muy activos, con un Willie Adler rejuvenecido, y Randy haciendo uso de cada centímetro de escenario. El publico muy loco disfrutó de los clásicos de la banda y el par de temas nuevos que presentaron, potentes y certeros. ALICE COOPER me fascinó, sabía que en directo su apuesta cobraba otra dimensión, pero el icono me dejó con la boca abierta, menuda clase tiene, cualquiera que se atreva a representar cualquiera de sus interpretaciones o poses resultaría ridículo, pero el señor Cooper tiene un carisma como pocas leyendas he contemplado en vivo. La banda que le acompaña es espectacular, y su nueva guitarrista enamora en todos los sentidos, me dio mucha pena no poder disfrutar del final de la actuación pero quise ver a MASTODON desde inicio y en buen sitio, y me alegro enormemente ya que su actuación fue sobresaliente. De verdad que el cuarteto bordó su actuación, con una perfecta precisión instrumental (incluso las voces) y muy motivados en el escenario. Sonidazo increíble en toda una orgía de agudos que me emocionaron enormemente, haciendo valer la grandeza de sus últimos hitazos de Once more ‘rond the sun. La mejor de las 5 veces que los he podido ver, con eso creo que lo digo todo. Luego gocé la hora y pico de sacudidas cervicales que SATYRICON nos proporcionaron a todos los presentes. Los noruegos, la banda mas riffera del planeta, con un sonido limpio y atronador desplegaron sus oscuras alas sobre nosotros y nos mamporrearon a base de guitarrazos, era imposible no volverse loco allí. Para que os hagáis una idea del relieve de su sonido hubo un momento de tres guitarras a todo trapo y se podía distinguir perfectamente el bajo. Frost estuvo colosal, sin duda el mejor batería que pudimos ver en todo el festival. Posiblemente la actuación de los noruegos ocupa puesto de podio del festival. Tras semejante estampida vinieron MESSHUGGAH, quienes con un volumen algo más bajo de lo habitual en ese escenario volvieron a demostrar lo grandes que son. Contaron con una vistosa decoración marca de la casa, en una puesta en escena seria y elegante, repasando sus grandes creaciones, las cuales cobran un tamaño titánico en directo, entre las cuales brillaron especialmente Demiurge y Bleed. Uno de los mejores bolos del día, y del festival. Posteriormente me dio tiempo de ver de lejos tres temas de JUDAS PRIEST, quienes estaban sonando bastante bien en un colorido y recargado escenario, me sorprendió como Halford clavó Painkiller y sin embargo destrozó Livin after Midnight. SLIPKNOT cerraron la jornada en una actuación intachable, con un Corey todopoderoso vocalmente y unos payasos cada vez más prescindibles, me gustaron mucho los temas de su nuevo trabajo (algo que en disco no consiguieron) y su nuevo batería iba sobradísimo.

SABADO

Comenzamos el segundo día con THE ANSWER, banda que en horario tan temprano pudo meterse al público en el bolsillo gracias al genial trabajo de su frontman, quien ademas de nariz y voz tiene muchas tablas. Bandaza, si señor.GHOST BRIGADE estuvieron muy bien, nada que reprochar pero les costó hacernos llegar su rollo oscurote y cadente ya que era demasiado temprano y el escenario se les hizo un poco grande. ACE FREHLEY no me acabó de convencer y vi el final de CRAFT, quienes si me cautivaron pese a no haberlos oído en mi vida. Tenía muchas ganas de ver a ASG, y pese a que estuvieron bien creo que no consiguieron reproducir dignamente en vivo sus composiciones, bien por rodaje, falta de carisma… la cuestión es que esperaba algo mejor ya que sus temas palidecieron en comparación a como brillan en estudio. Vi el final de ONSLAUGHT, quienes dieron caña burra en el altar, y a continuación se me cayó la baba viendo a AIRBOURNE, con un publico rendido y algún problema de sonido (un corte de los repetidores que hizo abandonar a la banda unos minutos) desparramaron de un modo que servidor no esperaba, desde ya me podéis incluir entre los fans incondicionales de Joel O’Keeffe, frontman de la banda que rockeó como pocos, todo un crack rebosante de energía que supo manejar al publico como le dio la gana mientras berreaba y clavaba los temas de su divertida actuación, conciertazo. L7 sin embargo me parecieron un chiste, la bateria hizo todo el concierto con un “tu, pa, tu tu, pa”, babearon sobre el escenarios sus tema de un modo blandengue y soporifero, un horror. SLASH estuvo impecable aunque algo aburrido, Myles “Featuring” Kennedy también clavó su cometido, pero el combo resulta algo artificial.KILLING JOKE fueron los incomprendidos del festival, posiblemente necesitaron tocar en el valley, en el escenario principal no pintaban demasiado, y se quedaron a las puertas de construir el climax necesario para desarrollarse, una pena ver como la gente no conocía los temas y Coleman intentaba hacerlos cantar con él. Hubo un momento que yo y Coleman eramos los unicos cantando aquello de “Asteroooooooid”, una pena. ZZ TOP, con todos mis respetos, durmieron a las cabras, muy bien, pero yo mas de un minuto delante de ellos y me dan ganas de sacarlos del escenario a tirones de barba (Si te ofende esto que lees, abajo del artículo puedes meterte conmigo en “comentarios”). FAITH NO MORE, buah! ¡que maravilla! Conciertazo al podium del festival, setlist perfecto y banda en estado de gracia, temazo tras temazo, obvia decir que con un sonido espectacular, donde los temas de Sol Invictus se hicieron mayores de edad y cautivaron a todo presente, magia pura con un Mike Patton, como siempre sobrehumano vocalmente, provocando al personal y haciendo con sus locuras que la cita fuese única, histórica e irrepetible. Posteriormente a un sobrecogedor espectáculo de fuegos artificiales donde lloramos hasta el apuntador (imposible retratar la grandeza del momento y todo el calor que la organización nos regalo haciéndonos sentir especiales y parte de una familia). Me soné los mocos tas la llorera y camino del altar vi como SCORPIONS salían a escena y empezaban a sonar tan cristalinos que parecía playback. Dejé a los alemanes ya que mi objetivo era pillar zona peligrosa para disfrutar de OBITUARY, banda que literalmente lesionó nuestros oídos con el volumen más brutal que se pudo dar en el festival, aquello sonaba tan bien que el de la mesa subió al volumen 11, y luego probó el 12 a ver que pasaba, y pasó que menos mal que llevé tapones. Los cafres de Florida arrasaron con todo, hicieron una actuación perfecta, devastadora y musculosa, toda una apisonadora en la que los temas de su genial Inked in Blood nos pasaron por encima al igual que todos sus clásicos. Enormes.VENOM sirvieron para despedir el segundo día y también enseñaron los dientes, Kronos cabreado con la organización por no haberle dejado hacer uso de pirotecnia dio cuenta de ello a todo el publico, algo que tampoco se echó en falta gracias a la potente interpretación de sus clásicos a carajo sacado, como se espera de una banda como ellos.

DOMINGO

El tercer día empezó a lo grande, THE HAUNTED salieron a comérselo todo, y bien que lo consiguieron, era la primera vez que los veía con Marco Aro y me encantaron. Momento especial de su actuación fue cuando Ola Englund cedió su guitarra a Anders Björler para que junto a su hermano en escenario recrearan la formación clásica de cuerdas de la banda. RED FANG les siguieron y estuvieron tan geniales como siempre, esta banda cada vez gusta y se gusta más, muy loco el publico con ellos. DARK TRANQUILLITY fueron los damnificados del día, vi un par de temas de ellos (muy bien por cierto) pero había que comer bien ya que hasta el final del día no iba a tener descanso, la traca final la encendían unos explosivos SNOT, duros y cortantes, fueron capaces de traernos los míticos éxitos de la banda sin tener a Lynn Strait con ellos, creo que esos temas merecen ser tocados en vivo, y si lo hacen tan bien con mayor razón.WEEDEATER nos dejaron con los ojos como platos con su peculiar puesta en escena, donde el batería sentado de lado es el frontman de la banda gracias a las peripecias que realiza con las baquetas o dándole patadas al a los platos charles, algo que no imaginaba en una banda tan pesada. GRAVE PLEASURES estuvieron algo fríos en su inicio pero poco a poco se fue calentando el publico gracias a los temas que ya conocíamos de su etapa como BEASTMILK, prometedores, aunque los temas nuevos que presentaron no me dijeron mucho. Tras la descarga de EYEHATEGODpuedo afirmar que fue la banda mas sobrecogedora de Doom/Sludge que he podido presenciar en mi vida, pesadez extrema y lija pura en un combo muy serio cuya sonoridad parecía que iba a echar abajo el escenario.Puse mis órganos internos en su sitio y me dirigí sin mucha esperanza a ver a CAVALERA CONSPIRACY, quienes me sorprendieron gratamente, con un Igor colosal y un Max cascadete, su repertorio me fascinó, con clásicos y no tan clásicos de Sepultura y Nailbomb (sorprendentes We Who Are o Sum of Your Achievements ), lastima que el final de Roots se viese capado de manera abrupta por un corte de sonido que supuso el final de la actuación de los hermanos brasileños. LIFE OF AGONY mostraron músculo, y su recientemente estrenado glamour femenino por parte de Mina Caputo. Su frontwoman degradó un poco la actuación por su exceso de narcisismo escénico, parecía mas interesada en salir bien en la foto y tirarse al público (en todos los sentidos) que en clavar vocalmente sus interpretaciones, creo que pegarse dos temas entre los asistentes, siendo una banda como LOA, no es lo más adecuado. A pesar de ello los neoyorquinos dieron una muy seria actuación. SAMAEL estuvieron muy bien, muy chulos y diferentes aunque algo homogéneos debido al repertorio elegido, que no fue otro que el Ceremony of the Opposites íntegro, lo cual celebro aunque reconozco que se hace algo pesado. AT THE GATES se mostraron implacables, certeros y muy poderosos, creo que su actuación fue la que más disfrute de todo el festival, muy divertidos, me lo pasé como un gorrino en un charco, y finalmente terminé de reconocer su último disco, At War with Reality como un disco a la altura de obra magna, ya que los temas tronaban igual de poderosos que los hitazos noventeros universales de la banda, no puedo olvidar el momento “cameo” de la actuación con Marco Aro sobre escena en un mano a mano vocal en World of Lies con Tomas Lindberg. Pero luego… ay luego, llegaron TRIPTYKON. Difícil de explicar el modo en que me atontaron con su derroche de fealdad, de poder y de magia negra. Para el que escribe fueron los mejores del festival, y posiblemente el concierto mas sobrecogedor al que he asistido. Hipnótico, sobrehumano, de una fealdad embriagadora y fascinante. Apenas pude mantener la vista sobre el escenario ya que el sonido me tuvo agarrado de los cojones de principio a fin. Apenas pude abrir los ojos y dirigirlos a los diablos que ocupaban las tablas, quienes formaban una sobria estampa de cagarse en los pantalones. Acabe acojonado y convencido del pacto que Tom Gabriel Fischer ha hecho con el diablo. Ya solo quedaba pasar a saludar al padrino del festival, Phil Anselmo, con sus reactivados SUPERJOINT RITUAL en su primera actuación en Europa. Bien, pero lo de siempre, un poco cansino Anselmo dando la chapa y pasándose con las charlitas.

Con una pena enorme de que aquella cita histórica se hubiese terminado, y todavía aturdido por lo presenciado con Triptykon, salí de allí con una sonrisa dibujada en la cara. Antes de girar la vista hacia la carretera eché un último vistazo guiñando un ojo al recinto en llamas: “Hasta el año que viene”

GRANDE HELLFEST.