ESCRITO POR SERART.
Discográfica: Third Man
Producción: Jack White
Nº. Título
1. “I Feel Love (Every Million Miles)” 3:16
2. “Buzzkill(er)” 3:08
3. “Let Me Through” 4:17
4. “Three Dollar Hat” 3:23
5. “Lose The Right” 3:18
6. “Rough Detective” 3:03
7. “Open Up” 3:50
8. “Be Still” 2:48
9. “Mile Markers” 3:46
10. “Cop and Go” 4:07
11. “Too Bad” 3:47
12. “Impossible Winner” 4:00

Cinco años han pasado desde el último disco de, para mi, el gran proyecto paralelo de Jack White, The Dead Weather, un espacio que ha dedicado a su irregular carrera en solitario y que, por fin, deja de lado para volver por la puerta grande con este Dodge & Burn. Si su otro proyecto, The Raconteurs, tira, también de manera magistral, por sonidos más clásicos, The Dead Weather es la cara Blues Rock más experimental e psicodélica del hijo perdido de Tim Burton. Esto se puede observar desde el minuto uno escuchando la lasciva y sensual voz de Alison Mosshart, en esa maravilla de single que es “I Feel Love”, con un riff abrasivo y un juego de batería en el que a Jack se le nota enormemente inspirado, y, sobretodo, disfrutando del sonido que saca de sus composiciones, hay mucha calidad en este disco, superando su irregular Sea Of Cowards y su más que notable Horehound.

“Buzzkill(er)” suena macarra, con un desarrollo en la guitarra que llama poderosamente la atención debido a que es capaz de sonar psicodélica y popera a la vez, conjugada con un sonido limpio de batería y un ritmo cambiante que dota a la canción de una gran personalidad, muy buena canción, al igual que “Let Me Trough”, sucia y asincopada, y con un sonido minimalista en su puente para explotar en un guitarreo marca registrada de la cabeza de los extinguidos The White Stripes, música de alterne con playmate en barra. De seguido encontramos una faceta nueva en el sonido de la banda, y es que “Three Dollar Hat” parece un homenaje a The Beastie Boys, unos teclados y un ritmillo funky permiten a Jack lucirse “cantando” y mezclar su voz con Alison que entra en juego en el estribillo y convierte la canción en un cocktail buenísimo, Jack Lawrence se luce al bajo llevando la batuta, excelente corte, mucho más que disfrutable. “Lose The Right” juega en la liga de Horehound, con un órgano que desarrolla la canción, suena bluesera y contenida, la voz de Alison es un portento, y el puente termina desencadenando en un estribillo con un solo de guitarra más que personal, genialidad al canto.

“Rough Detective” parece poseída por el espíritu de RATM en su composición, Jack y Alison se alternan a la voz y la canción suena potente, con un cambio a lo QOTSA que engranda el tema, y es que no hay momento en el que el disco decaiga, “Open Up” da buena fe de ello, con ese sonido recogido del rock más festivo de los White Stripes, o “Be Still” que es un experimento con varios cambios de ritmo y los dos cabezas de banda disfrutando de loops, giros psicodélicos y voces intercambiadas, todo un lujo para el que guste del rock psicodélico y retro que a Jack tanto le gusta crear. “Miles Markes”, “Cop And Go” y “Too Bad” marcan una trilogia psicodelía-rock-funk, tres canciones como tres soles que dan paso al mejor corte del disco, “Impossible Winner”, un baladón como la copa de un pino con una estructura impresionante, basada en una línea alegre de piano y un juego de viento que acompaña a la magnífica voz de su cantante, una gran canción que nunca te cansarás de escuchar.

The Dead Weather ha vuelto a lo grande, Jack White espanta sus fantasmas de su carrera en solitario y vuelve a lo que mejor sabe hacer, canciones rockeras con mucho blues y mucha alma, ahora a esperar a que reactive The Raconteurs y, mientras, darle cera a este Rodge & Burn, no solo merece escucharlo, merece disfrutarlo.