Escrito por Rafa Diablorock
Sello: (Universal Music Enterprises).
Producción: BRENDAN O’BRIEN

1. “The Love That You Give”

2. “Victorious”

3. “Baroness”

4. “Pretty Peggy”

5. “City Lights”

6. “The Simple Life”

7. “Best of a Bad Situation”

8. “Gypsy Caravan”

9. “Happy Face”

10. “Eye of the Beholder”


Los de Andrew Stockdale están de vuelta, y no me refiero a que Wolfmother aparecen de nuevo como banda activa que saca discos y gira alargando el éxito de sus inicios, hablo de que los mejores Wolfmother han vuelto. Diez años después de su debut los tenemos aquí en su máximo nivel. Victorious es la tenaz muestra del talento del compositor, vocalista y guitarrista Andrew Stockdale. Producido en los Henson Studios de Los Ángeles por Brendan O’Brien (Pearl Jam, Soundgarden), quien merece un monumento por haber hecho un giro de 180 grados respecto a su anterior trabajo, esto suena grande, un mayúsculo disco de Rock de estadio.
Atrás queda el cerebral Cosmic Egg (2009) y el tosco y retro New Crown (2014), Victorius destaca por sus canciones, por su buen rollo. Es toda una colección de singles, temas ingeniosos y frescos con atractivas melodías y geniales guitarras, sin otra meta que divertir, molar y levantarte el ánimo a base de un estilo a caballo entre el Hard-Rock y el Stoner más clásico. Stockdale vuelve al enfoque creativo con el que cosechó su mayor éxito (discos de platino, grammys…), que no es otro que componerlo absolutamente todo, de nuevo los temas están construidos a la perfección y todo suena coherente. Tambien ha grabado voz guitarras y bajo, y puestos a pedir ayuda para la batería quien mejor que Josh Freese (Nine Inch Nails, A Perfect Circle…) y Joey Waronker (Beck, Gnarls Barkley, REM) .

El disco es una pegadiza mezcla de energía garajera con un sonido de banda grande, sumándole el tremendo valor de contener canciones que rozan la perfección para el estilo que tratamos. En un par de escuchas te haces con las melodías y no podrás evitar moverte al ritmo de los riffs de “The Love That You Give” o “Happy Face” (genial base rítmica), cantarás los estribillos de “Baroness” (qué grandes las palmas de este tema) o “City Lights” con esa guitarra tan tarareable.
Encuentras sin mucho esfuerzo pinceladas de distintas influencias, Black Sabbath, The Cult o Boston son innegables en muchos momentos, sin que la banda pierda su norte. Quizá la única pega es el tono excesivamente comercial de los temas “Baroness” y “Pretty Peggy”, que parecen diseñados para banda sonora de comedia romántica o anuncio de compresas, aunque para cantar en la ducha van genial. El cierre con el TEMAZO “Eye of the Beholder”(me suena ese título de algo…) es la guinda de un disco disfrutable de principio a fin.

Nuestro querido Andrew “Pelopo” Stockdale se propuso con este disco volver a vincularnos con Wolfmother, y lo ha conseguido. Acertada portada por tanto, muestra a la madre del lobo irrumpiendo en escena, con la seguridad de quien dice “aquí estoy yo”.


 [yasr_multiset setid=0]
[yasr_visitor_votes size=”big”]