leyenda

Por Serart.
Sello: Spinefarm /Wind-up Records.
Producción: Ben Grosse

Si tuviéramos que hablar de una banda de culto que lleva forjándose una carrera sólida desde hace 20 años en la sombra un ejemplo más que claro sería la formación comandada por Richard Patrick. El americano se ha labrado un camino por cuenta propia que empezó con ese ladrillo industrial que es Short Bus (1995), se desarrolló con obras buenísimas como Title Of Record (1999) o Trouble With Angels (2010), y se mantuvo con discos mas alternativos que no mantenían el mismo nivel pero se dejaban escuchar como Anthems For The Damned (2008) o The Amalgamut (2002).

Y es que un músico que se ha rodeado siempre de músicos de alto nivel como Robin Fink, los hermanos De Leo, Trent Reznor o Wes Borland no parece que a día de hoy tenga nada que demostrar. Justo por eso sorprenderá a propios y extraños con este golpe de efecto que es Crazy Eyes. Con 47 años vuelve al sonido industrial que tanto le caracteriza y que tan buenos resultados le ha dado. El disco suena honesto e inconfundible, muy enfermizo en algunos momentos a pesar de su producción tan limpia y alternativa, con influencias claras de NIN o Ministry (en la pesadez de la electrónica) y con algunos aditivos adquiridos de grupos con los que ha girado últimamente como Combichrist. La primera canción, Mother E, es un himno destructor con una base industrial aplastante, sostenida por una linea de bajo que engrosa la estructura, un flechazo para ir abriendo boca y dar paso a temas como Nothing In My Hands -con cierto regustillo al Manson de Antichrist Superstar en las voces ahogadas- o Pride Flag (la cual cabría fácilmente en With Teeth de NIN).

Mención especial a Welcome To The Suck, que empieza con unas notas de guitarra acompañadas de la melancólica voz de Sir Richard Patrick para explotar en un estribillo que destroza los tímpanos con ese sonido oscuro que ahoga, de las mejores canciones que ha parido la banda en su trayectoria, o Tremors, que parece un homenaje a los Killing Joke mas bailongos. Por lo general cada tema en este álbum tiene un punto diferente, y ahí reside la grandeza del conjunto, cosas como Head Of Fire (rockera al máximo) o Kid Blue From The Short Bus (que parece sacada de su debut) dotan a Crazy Eyes de un nivel sobresaliente. Por todo ello hablamos de un disco honesto, sincero, directo, personal, trabajado y, ante todo, fiel a su sonido.

Filter  parece que nunca terminan de llegar al gran público, de alcanzar la cima, pero se han convertido en una banda de culto que poco a poco se han marcado una discografía digna de mención, y en este 2016 uno de los discos del año para el que escribe estas palabras, mi afecto por ellos se lo han ganado de nuevo.



Filter-Crazy-Eyes01 Mother E
02 Nothing in my Hands
03 Pride Flag
04 City of blinding Riots
05 Take me to Heaven
06 Welcome to the Suck (Destiny not Luck)
07 Head of Fire
08 Tremors
09 Kid Blue from the short Bus, drunk Bunk
10 Your Bullets
11 Under the Tongue
12 (Can’t She See) Head Of Fire, Part 2