En el mes de mayo tenemos a Peter Murphy por nuestro país presentando su flamante disco de 2015, Lion. Arropado por la mano de Youth (Killing Joke) en la composición y la producción del álbum y destilando una profundidad y romanticismo descomunal en sus líricas Murphy deja caer canción tras canción para deleite del público y gozo de los fans, es su mejor disco solista con Dust.

I Am My Own Name resume perfectamente el estado de forma del vocalista británico, una canción de carácter gótico con ritmo industrial y mucho glam-rock de por medio, una bomba de single que podría caber tanto en un disco de Bauhaus como en uno de Killing Joke. Mención también a los sonidos New Wave de temas como Low Tar Stars (Manson, cuanto le debes al mesías gótico y a Bowie) o Eliza, una canción que podría caber perfectamente entre lo mejor del fallecido Duque.

Para más chorreo tenemos en Lion una canción como The Ghost Of Shoan Lake, no puedo describir lo que es este in crescendo, te pone los pelos de punta, influenciada por la Joy Division y NIN, a Peter Murphy se le ve en su salsa, incluso rasgando su profunda voz para conseguir que las mastodónticas composiciones que ha creado con Youth se conviertan en temas para el recuerdo.

Si tenéis la oportunidad de acudir a la cita en directo nunca saldréis defraudados con el repertorio que tiene esta leyenda viviente, y si su anterior disco, Ninth, fue un bálsamo de aire fresco dentro de su carrera en solitario este Lion supone prácticamente el cenit de su música, el artista alcanza el nirvana en este disco, y lo mejor de todo es que no tiene problemas para ejecutarlo en directo, cuando alguien tiene un don como el que demuestra este señor entonces sólo cabe caer rendido a sus pies, estamos ante un álbum que no se le puede calificar con nota, y el que tenga la suerte de verle en directo lo comprobará.