Mark Lanegan. Madrid – Teatro Lara (25/05/2016)
Crónica: Serart.
Fotos: Instagram
Foto cabecera: LolasArt

El Crooner de Seattle. Así me gusta llamar al ex-líder de Screaming Trees. Mark Lanegan ha vuelto a nuestro país, concretamente a Bilbao, Madrid y Barcelona, menos de un año después de su última visita, cuando presentó su notable disco Phantom Radio (2014). Esta vez lo ha hecho en condiciones muy especiales; acompañado de su amigo y hermano Duke Garwood, y con su guitarrista y bajista habituales en sus giras en solitario, deleitando al público madrileño en el Teatro Lara de Madrid en un ambiente intimista. Una velada en la que los presentes se rindieron totalmente a este maravilloso artista, que presentaba un formato semi acústico, y que resultó ser un regalo para todos los fans del cantante americano. Previamente Duke Garwood nos había regalado unas cuantas canciones de su propia cosecha, guitarra en mano, para posteriormente apoyar a Mark en el concierto principal.

La actuación, que rondó la hora y veinte, se caracterizó especialmente por un Lanegan haciendo gala y demostración de esa voz inconfundible y soberana, plasmada en canciones ya míticas como One Hundred Days o When Your Number Isn´t Up. Las piezas sonaban celestiales, y el público contenía su emoción en el precioso teatro de Madrid, cada vez que terminaba un tema los fans saltaban enfervorizados a aplaudir, y con razón, cuando presentas veinte canciones de esta calidad es imposible permanecer impasible ante lo que estas viendo y escuchando. Lanegan, a sus casi 52 años, se encuentra en un estado de forma formidable, siendo uno de los espíritus principales del sonido Seattle. One Way Street sonó espectacular, y el recorrido que hizo de su discografía no tuvo desperdicio, siendo perfecto desde la primera hasta la última nota. Si a esto le sumamos que la acústica del teatro es excelente entonces estamos ante un momento mágico para todos los que tuvimos la suerte de caer por allí. La banda nos impresionó a todos con el sonido tan especial que tomaba The Gravedigger’s Song en ese formato, o las versiones de I’ll Take Care of You de Brook Benton y You Only Live Twice de Nancy Sinatra. Para terminar nos metieron un zambombazo de nostalgia cuando empezaron los primeros acordes de Halo Of Ashes, una de esas canciones que para cualquier fan de Mark Lanegan es un privilegio poder escuchar en directo.

Una vez finalizado el concierto, y con el público totalmente entregado, Mark -estos años mucho más amistoso que nunca- firmó discos, vinilos y posters a los que quisieran tener un buen recuerdo, y al igual que hace un año, se muestra como una persona entrañable, un artista con un aura de leyenda que ha quedado finalmente sellado después del espectáculo que ofreció la noche de ayer. Ahora sólo nos queda esperar a que se deje caer de nuevo por aquí, en solitario, con Screaming Trees, con Queens Of The Stone Age, con Soulsavers o con quien le de la gana. Pero por favor, si vas a ofrecer algo tan impresionante de nuevo no tardes mucho. La entrada de los asistentes que tuvimos el honor de compartir esta última velada con él la tiene más que asegurada. Larga vida al Crooner de Seattle.


#marklanegan #teatroLara #OneHundredDays and #Driver excellent #MarkLaneganBand #MarkLaneganTour2016 #SetList

A photo posted by post utility (@postutility) on

 

#marklanegan a oscuras en #Madrid

A photo posted by @seryi79 on

 

#MARKLANEGAN 💜

A photo posted by @gdebora on