leyenda30

Por Serart.

Discográfica: Roadrunner/Warner


Imagina que los últimos cinco discos de Korn no hubieran existido. Que Head nunca hubiera abandonado la banda y que Davis y cía nunca hubiera flirteado con otros estilos llevando su sonido a derroteros extraños no entendidos por incondicionales numetaleros. Eso es The Serenity Of Suffering; notable nuevo trabajo de los de Bakersfield y continuación natural de ese estilo único que se perdió después de la publicación de Take A Look In The Mirror, se recuperó prácticamente con The Paradigm Shift y florece totalmente con este trabajo.

Y es que Insane ya da idea de por donde va a ir el álbum. Guitarras entrecortadas y pesadas con un Jonathan Davis a medio camino entre las melodías de Untouchables y las guturales de sus primeros discos nos devuelven el mejor sonido de la banda, con una base batería-bajo muy cadente y esos puentes típicos de Korn que juegan con los rasgueos para explotar en la rabia que han demostrado siempre. Además Head y Munky unifican sus guitarras para darle mucho empaque a todas las canciones del disco, Rotting In Vein es una metralleta que parece sacada de Issues, con ese enfoque tan retorcido que sólo esta banda sabe imprimir, es un clásico instantáneo para los fans.

Y aunque la electrónica consigue darle mucho fuelle a las composiciones (aunque a veces el bajo de Fiedly se vea afectado y desaparezca de la ecuación) es cuando la banda se pone salvaje cuando el disco gana más puntos. Black Is The Soul tiene un trabajo de Ray Luzier tremendo, con un break que te transporta al sonido de Life Is Peachy, y lo mejor es que no suena para nada forzado, la banda vuelve a ser un bloque y brilla el feeling en cada composición. The Hating es uno de los puntos álgidos de The Serenity Of Suffering, tiene un sonido super corrosivo en los breaks y aún así podría entrar en Follow The Leader sin problemas. Luzier vuelve a lucirse y nos obsequia con ritmos más cercanos al tribalismo de Primus que al metal pesado que le caracteriza, es un auténtico monstruo a la batería. A Different World tiene la particularidad de verse reforzada por la colaboración de Corey Taylor (Slipknot) a las voces, aunque no la veo necesaria, ya que la canción funciona muy bien por sí sola y que colabore es simplemente anecdótico.

Take Me nos acerca a los dos primeros lanzamientos de Korn, y Everything Falls Apart es poderosa y oscura, otro punto a favor dentro del disco, todas las canciones suenan auténticas, a diferencia de algunos de sus últimos álbums, se les veía forzados para conseguir ciertos efectos que ahora salen de manera natural.

Die Yet Another Night está muy bien elaborada y el juego de voces es bastante interesante, y Next In Line nos acerca más al sonido primigenio del grupo, con una batería en marcha funebre para que el frontman mezcle guturales antes de un puente melodioso y adictivo. A destacar también que las dos extra-tracks que vienen en la edición especial, Baby (puro Follow The Leader) y Calling Me Too Soon (con un riff duro y poderoso) hacen de The Serenity Of Suffering el mejor álbum de Korn desde Take A Look In The Mirror. Si a ello le unimos que la banda ofrece un demoledor directo no nos queda más que esperar a que sigan por este camino, aquél que iniciaron sólos y que ha influenciando a miles de banda durante sus ya 22 años de carrera, todos mis respetos al obsequiarnos con un disco que hace honor a su legado.


korn-the-serenity-of-suffering-600x600

01. Insane
02. Rotting In Vain
03. Black Is The Soul
04. The Hating
05. A Different World (feat. Corey Taylor)
06. Take Me
07. Everything Falls Apart
08. Die Yet Another Night
09. When You’re Not There
10. Next In Line
11. Please Come For Me