thedarkness-logo-svg_

Sólo dos años después de su debut, y unos meses tras estar en la cresta de la ola por ese permiso para aterrizar (aunque poco permiso pidieron para arrasar), llegó el siempre difícil segundo disco, One Way Ticket to Hell … And Back (2005). One Way Ticket lo aperturaba de forma premonitoria, porque demasiada nieve les llevó a comprar un billete de sólo ida al infierno. Tuvieron que pasar varios años para que pudieran regresar de él. Un temazo con muchos de sus típicos ingredientes: riff de manual, cowbell, falsetes, estribillo infeccioso y coreable, original solo de guitarra y producción impecable. ¡La Reina Isabel II mueve sus pendientes con ella fijo!


En Youtube:

En Spotify: