Machine Head es un grupo de bandera. Si bien sus comienzos son los más apreciados por muchos fans con esos dos primeros discos capitales –Burn My Eyes (1994) y The More Things Change (1997)-,  han sido álbumes como Through The Ashes Of Empire (2004) o este The Blackening (2007) los que han conseguido elevarlos y mantenerlos en la brecha durante tanto tiempo. Y es que cuando parecía que esos guitarrazos del señor Flynn estaban perdidos por su época “Nu-Metal” la banda sacó toda su artillería para demostrarnos que eran capaces de hacerlo mejor que nadie, The Blackening es un álbum perfecto desde la primera hasta la última canción. Un disco que tras muchos años, personalmente, me acercó de nuevo al metal.

Ya de por sí arriesga con una entrada de casi once minutos como Clenching The Fists Of Dissent, un tema que pone en pie de guerra al oyente con unos riffs que los grandes del género se matarían por tener en su repertorio. La banda suena mas consistente que nunca y el desarrollo de la canción juega con las voces graves y las melodías mientras Dave McClain da una lección de como tocar la batería con una clase y un ritmo descomunal. Beautiful Morning nos trae recuerdos de sus primeros discos, sonando mas duros que nunca y con un Flynn hinchado en su gozo, él sabía que estaba en un momento de inspiración más que dulce, y todas las canciones son piezas de orfebrería metal que se te quedan grabadas en la memoria, resultando uno de los discos más reconocidos del género en la pasada década.  Multitud de estilos duros se conjugan en este álbum (Aesthetics Of Hate suena incluso hardcoreta), sonando de manera cristalina, como Now I Lay Thee Down, más cercana al metal alternativo y no por ello exenta de calidad. La producción consigue que todo el minutaje fluya de manera natural, no hay curvas imposibles en The Blackening, estás obligado a recorrer con ellos el camino hasta que llegas al final del disco.

Temas como Halo o Wolves nos acerca a unos Machine Head maduros y técnicos, y aunque hay cabida para temas mas directos como Slanderous, son los temas anteriormente citados o la final A Farewell To Arms las que consiguen robarte el oído de calle. La banda americana tiene tal repertorio de discos que sus fans podrán quedarse con un disco o con otro, y todos estarán igual de contentos. En mi caso me quedo con este The Blackening, una obra sobresaliente y necesaria dentro del género, que levantó a la agrupación y encandiló a sus seguidores, tanto fans como compañeros de otras bandas de su generación. Si quieres un disco de Metal universal y hecho con el corazón, Machine Head te lo dejaron en 2007 con un lacito y un mechero, enciende la llama y dale al play.


img_9412 img_9392



Relacionado:

CRONICA MACHINE HEAD – GRANADA (10/02/2016)