KoRn han vendido más de 60 millones de discos en sus más de veinte años de historia, y han estado siempre al pie del cañón para bien o para mal. Nadie puede negarles que son historia del Rock Duro, ellos crearon y definieron un género que dio pie a una oleada de formaciones, algunas notorias y otras bastante mediocres, algo que suele ocurrir en todos los estilos. Desde que en 1994 editaron su aclamado debut, la banda de California ha estado en boca de todos, para bien o para mal. Un grupo que casi siempre ha hecho gala de su innegable personalidad, lo hagan mejor o peor. Entre varios redactores hemos puntuado sus discos, y haciendo promedio, os presentamos el resultado; aquí tenéis la discografía de KoRn ordenada de peor a mejor, y comentada con apuntes biográficos por Serart. Por supuesto es un juicio de valor, no una sentencia, y como siempre está sujeto a debate, como todo en esta web… Are You Ready?


12) III: Remember Who You Are (2010).

En un momento en que el grupo parecía que tocaba fondo, la acabó de pifiar. Ante los evidentes problemas que castigaban al grupo, y a pesar de seguir ofreciendo un directo sobresaliente, Davis y cía reclutaron al actual batería, Ray Luzier, con quien intentaron rescatar su sonido. Resultando un intento fallido, un autoplagio que ni con Ross Robinson de vuelta a la producción se pudo sostener. Canciones como Pop a Pill o Let The Guilt Go traían ecos de la primera época de la banda, pero el el intento de retorno se desmoronaba, acusando una falta de sinceridad sonrojante.


11) The Path Of Totality (2012).

El capricho que Davis se quiso dar con la música electrónica. Un disco que compuso a medias con el artista de Dubstep, Skrillex, en unos cuantos temas que finalmente terminarían dando forma a un álbum que firmó KoRn y debió salir bajo otro nombre. Su principal single, Get Up, fue el tema más descargado de la red ese año, acercándose de nuevo al gran público, pero no a su base de fans. Un disco que sonaba curioso y extraño, que vendió considerablemente y acercó a la banda a los primeros puestos de las listas como hacía tiempo no conseguían.


10). Untitled (2007)

La formación se tambaleaba con la salida de Silveria (batería), cansado de no poder desarrollar su estilo por directrices del grupo o del productor de turno. Aún así los tres miembros restantes siguieron con la banda en pie y sacaron un disco que abandonaba casi definitivamente el sonido característico del grupo, experimentando demasiado con elementos que poco ayudaban a un grupo a la deriva. Varios temas se pueden rescatar, pero la producción introducía demasiados elementos electrónicos y las guitarras y el bajo tan característico perdían toda su presencia.


9) See You On The Other Side (2005).

Head ya no estaba en la banda, salió de KoRn para dedicarse a su desintoxicación y su conversión al cristianismo. Sin su principal compositor, Davis tomaba el relevo para este trabajo “raro” y de mediocre calidad. Un par de temas consiguen de milagro evitar el suspenso, en una placa en la que es muy  difícil encontrar la esencia de la banda. Un disco digamos que “divertido”,  pero que no llega ni por asomo al nivel de las mejores obras de la banda.


8) Take A Look In The Mirror (2003).

Venían de ser amos y señores de un estilo, como bien recalcan en varios los títulos de su longeva discografía, pero empezaron a presentar síntomas de agotamiento con su sexto disco. Producido por la propia banda, y recogiendo algún que otro tema suelto de sus primeros discos, los cortes son el primer intento de vuelta a los orígenes, un intento redentor para que el grupo no se disolviera. Jonathan Davis y Head andaban sumidos en problemas severos con las drogas, y Silveria estaba sumamente harto de que le dijeran cómo tocar la batería. Aún así fue un disco correcto, con singles como Right Now que hacían las delicias de los fans en directo. En muchos aspectos este disco era el principio del fin, la agrupación no daba más de sí y se sabía que la bomba tarde o temprano haría saltar todo por los aires.


7) The Serenity Of Suffering (2016).

Su notable último disco, continuación natural de ese estilo único que se perdió después de la publicación de Take A Look In The Mirror, se recuperó prácticamente con The Paradigm Shift y florece totalmente con este trabajo. Aunque la electrónica consigue darle mucho fuelle a varias composiciones, cuando la banda se pone salvaje el disco gana más puntos. Pesadas guitarras entrecortadas con un Jonathan Davis a medio camino entre las melodías de Untouchables y la rabia de sus primeros discos. KoRn están en un muy buen momento actualmente.


6) The Paradigm Shift (2013).

Pasada la fiebre por el sonido chunda-chunda, y con Head de nuevo en la agrupación, la banda se embarcó en una extensa gira presentando un disco que les otorgó la reconciliación con su público. Es un compendio de los diez discos anteriores, con personalidad y grandes canciones, como Mass Hysteria o Love & Meth, que nos devolvían por fin a unos KoRn creíbles.


5) Issues (1999).

Aprovechando el tirón de la fama sacaron a la palestra otra colección de grandes canciones, producidas por Brendan O´Brien, con un acertado tono depresivo y melancólico. Fue un disco de difícil digestión que les llevó a una extensa gira mundial, alternando temas super potentes como Somebody Someone con otros retorcidos, como 4U, donde Jonathan Davis empezaba a meter más mano en la composición y a crecer como vocalista melódico. Temas como Make Me Bad trataban los problemas de su cantante, con una teatralidad que dividió a los fans totalmente, unos perdieron la fe en el grupo, otros adoraron el disco. Fue el momento en que los californianos se la jugaban peligrosamente con el status que habían alcanzado, con un de alta calidad pero que nadie esperaba.


4) Untouchables (2002).

En plena segunda oleada Nu-Metal, KoRn se encerraron en estudio y tiraron la casa por la ventana, gastandose millones de dólares en uno de los discos más caros de la historia. Con la producción de Michael Beinhorn (Soundgarden) la banda apostaba de nuevo por la oscuridad pero desde otro prisma aún más retorcido. Desde la apertura con Here To Stay el disco suena enfermizo y poderoso. Temas como Hollow Life presentan registros vocales mucho más ambiciosos que en sus obras anteriores. Untouchables fue aclamado por la crítica, vendiendo de nuevo millones de copias, y puede ser el disco de KoRn que mejor ha evolucionado en la percepción de la gente con el paso del tiempo.


3) Life Is Peachy (1996).

Su segundo disco, supuso el desarrollo de su propuesta hacia derroteros más abiertos. A.D.I.D.A.S o Good God asentaron su amor por el chándal, sonando a la par brutos y melódicos. El grupo empezó a tener cierta repercusión ante el gran público y sus videos se podían ver asiduamente en la MTV. Para los más true nu-metal fans puede ser su mejor disco.


2) Follow The Leader (1998).

Tras la reválida superada con su segundo disco, y con todo el foco de atención, producidos por Toby Wright hicieron saltar la banca. Su tercer disco les hizo estallar definitivamente gracias a sus impactantes singles. El Nu-Metal extendía sus tentáculos por todo el mundo gracias a temazos como Got The Life, lideraban las listas mundiales con un álbum que funcionaba de maravilla en la MTV, dejando de lado la pesadez de sus anteriores obras, algo que consiguió que se hicieran de oro. La banda se encontraba con los pies a un palmo del suelo (la mayoría de los miembros estaban sumidos en problemas de drogas), y vendían todas las entradas allá por donde pasaban. Fue la obra que les catapultó, y si bien para muchos fue el disco que hizo “venderse” a KoRn, con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que estamos delante de una obra sobresaliente.


1) Korn –  Korn (1994).

Fue un caso anómalo en la música de la época, desde la primera canción hasta la última presenciábamos el nacimiento de un estilo, con ese poderoso single que ellos han llamado “su canción estrella”, Blind, y un conjunto de canciones que no tiene desperdicio, con un sonido asfixiante y pesado que ni la propia banda ha vuelto a superar hasta la fecha. Un disco que es banda sonora de toda una generación, con una producción y actitud sin igual. Doce originales temas que conforman una revolucionaria piedra angular del metal alternativo.


 


Relacionado:

Confirmada la visita de Korn a España en marzo

EN VIVO: KORN – HELLFEST 2016