leyenda30

Por Rafa Diablorock

Sello: eOne/SPV

Producción: Ryan Boesch


Tras dos EP, Ruiner (2011) y Clean (2013), Whores se han labrado una merecida reputación en circuitos underground estadounidenses, participando en giras y festivales en los que la banda, a pesar de no ser precisamente unos jovenzuelos, derrocha actitud ofreciendo desenfrenadas actuaciones. Un trabajo duro que les ha permitido que un sello importante como eOne Records (actual casa de High on Fire o Crowbar) haya confiado en ellos para su puesta de largo. El trío de Atlanta tiene hambre, y no ha desaprovechado la ocasión con este formidable primer trabajo, en el que intensifican la energía presentada en sus Eps, con una acertadísima producción de Ryan Boesch (Helmet, Big Business, Melvins).

Gold es un palitrocazo mezcla de música extrema y sonidos alternativos, donde a un volumen asesino demuestran que se puede ser tremendamente ruidoso a la vez que pegadizo. Empleando un nivel de suciedad considerable, y con una gruesa base rítmica como telón de fondo, Whores arrojan con chulería diez temas de rugiente y opresiva mala hostia, bajo la que subyace una socarrona melodía. Si a su propuesta, mezcla de riffs pesados con actitud Punk/Noise, le sumamos una ruda lírica (hablamos de un trío que se llama “Putas”) obtenemos este rabioso combo ganador. Un disco con la palabra urgencia sellada en cada minuto de su recorrido, en un recital de gloriosos riffs entre deliciosos acoples y zumbidos.

Si las viejas glorias del género ya no son capaces de desprender el talento de antaño, que abran paso a Whores. Gold es en acierto creativo y técnico (¡qué sonido!), un delicioso mamporrazo con grandes canciones, como Baby Teeth (para fans de Helmet), Ghost Thrash (para fans de Snapcase) o Of Course you Do (Para fans de Red Fang), sin que ningún tema destaque sobre otro. Gancho, actitud y sonidazo; las tres patas de un trio que sorprende con este pelotazo impresionante que no te deberías perder antes de hacer tu top-ten de 2016.


Christian Lembach – Voz, guitarra.
Casey Maxwell – Bajo.
Donnie Adkinson – Batería.