Hoy añadimos este eterno debate a “Vs.“, nuestra sección de opiniones enfrentadas. Una controversia ya iniciada desde el mismo nacimiento del género, y que divide a la redacción de esta casa en opiniones antagónicas. Te animamos como siempre a participar dejando tu opinión, objetivo de este tipo de publicaciones.

En contra.

Por Jeiter:


El nu-metal fue una moda “musical” inútil y estéril, auspiciada por la MTV, que tuvo su época de gloria en la muchachada allá por los finales de los 90s y primeros dosmiles. Consistió en coger lo peor de los dos anteriores movimientos que reinaron en el rock:

1) Las horripilantes pintas del hair rock, glam metal o Laca de los ochenta. Sustituyendo maquillajes, pelos crepados, tacones y mallas por maquillajes, rastas y perillas imposibles, pantalones cagaos, gorras y chandals (que a ver, no son malos del todo, sirven para hacer deporte, o sacar la basura.. pero en un escenario!!??). Hablamos del origen de los Canis.

2) El afligimiento, miseria, marginación y caída al pozo de la desesperación del Grunge. Cuando ves qué mal lo tienen que pasar Chino Moreno volviendo a la escuela o comiendo 10 kilos de croissants al día, Jonathan Davis llorando en un video por lo asquerosa que es la vida justo antes de soplar las velas de una tarta junto a sus hijos, o Fred Durst comprando cadenas de oro y gorras nuevas de beisbol… cuando ves tanta angustia y desesperanza, sabes lo real que puede llegar a ser el nu-metal y cómo te puede tocar la fibra.

Y añadiría una tercera vía que ha influenciado a las bandas de nu-metal: las boy-bands, como Backstreet Boys, New Kids On The Block o NSYNC. Estaban los roles muy definidos, el DJ pastillero, el jevi que tocaba la guitarra con cara de malote, el batería con cara de buena gente o el bajista que lo cogía como si fuera a varear y coger aceituna. También asimilaron de ellos sus maravillosas coreografías, porque si os fijáis bien en los videoclips de Linkin Park, Slipknot o Limp Bizkit, se mueven coreografiadamente, ya sea con movimientos raperos o saltos sin parar (como cantaba King África).

Mi némesis argumentará que fue un género o subgénero necesario, y una evolución en el metal… paparruchas!! (o más bien papa roachas). Un género, que no olvidemos, SE CARGÓ LOS SOLOS DE GUITARRA. Evolución es lo que hicieron FNM, RATM, Tool, Pantera,.. En el nu-metal, y poniéndome todo lo serio que me permite sobre lo que debatimos, empezó con cierta gracia. No discuto que los primeros discos de Korn, Limp Bizkit, SOAD o Deftones tuvieron su impacto e importancia, pero más allá de eso poco hay dónde rascar, y todo se fue degenerando e inundándose de bandas de medio pelo en los medios muy rápidamente. Durante un rato fue algo a lo que prestarle atención, pero a pesar de vivir (o sufrir) aquella época de pleno, cuando eres una esponja musical, lo último que quieres es profundizar en un género que nació ya estancado, derivativo y deudor de una época. Sonaban aquellas bandas tan desfasadas pocos años después… aunque ya han pasado 20 cortos años desde la explosión de la cepa y posterior contagio, el cual a día de hoy se ha erradicado casi por completo. Sólo quedan algunas buenas muestras, pero espero que esté todo controlado. Esa muestras aún tienen algo de peso en festivales, pero eso, para un rato de saltos y risas pues no vienen mal.

Ya lo dijo el Sr. Lemmy, en este caso con respecto a Slipknot: “yo vengo del rock’n’roll, los de las caretas del circo”. Pues eso, el nu-metal fue un circo, tuvo algún que otro buen número, pero en muy poco tiempo se le vio el cartón. Desempolvad vuestras mejores galas, qui cir chandal, a ser posible Adidas, y echaros unas risas con aquellos temas dando unos saltos y haciendo el baile del gorila.

vs

A favor.

Por Rafa Diablorock


Como todos los movimientos de gran éxito, el Nu-Metal tiende a ser tachado de simple moda, señalado despectivamente por sus clichés más superficiales y llamativos, de los cuales nuestro amigo Jeiter ha soltado una buena ristra. Lástima que eso no moleste a un amante de este estilo, ya que curiosamente hasta las vacas sagradas mas intocables de la historia del rock podrían ser descritas con una lectura así de sesgada, resaltando sus aspectos mas chocantes para definirlos ridículamente. Sin embargo esto se trata de música, de impacto y de la respuesta del público, y en esos puntos el Nu-Metal arrasó por méritos propios, ligados a lo extrictamente musical.

El Nu-Metal existió como corriente más que como un estilo concreto de hacer música (¿cuántos grupos habéis visto reconocer que hacen nu-metal?), un movimiento que permeabilizó a prácticamente la totalidad del mundo del metal gracias a unos principios básicos basados en el poder rítmico y el gancho melódico, herederos del hardcore y el groove metal de principios de los 90; de modo que más que una moda fue una consecuencia inevitable. Entiendo que se deteste a este género cuando se escucha a la copia de la copia de la copia, o cuando se estudian sus fallidas adaptaciones por grandes pilares de metal, como Metallica (St. Anger), Slayer (Diabolus in Musica) o Black Sabbath (que por si no lo sabíais, los padres del metal Tony Iommi y Ozzy hicieron un tema Nu-Metal con Wu-Tang Clan en el recopilatorio Loud Rocks), quienes parecían querer hundir el estilo mostrando su cara más superficial. Este género también cosechó enemigos por su chocante aspecto estético -siempre debatible-, pero si nos centramos en la música, podremos encontrar discos no simplemente de cierto impacto, como comenta Jeiter, sino totems que cambiaron para siempre la manera de hacer el rock duro. El Nu-Metal trajo consigo grandes himnos, ya inmortales, que instauraron la locura y la juventud en los grandes escenarios, en los que masivas audiencias por fin encontraban música agresiva que te llevaba en volandas, agresividad y diversión dándose por fin la mano, en shows en los que músicos y público quedaban extasiados. Hablamos de un género que lo cambió todo, con unas producciones asombrosas, y que se fue apagando en medida que intentó rizar el rizo, aunque manteniéndose hasta nuestros días en sus nombres más destacados. El Nu-Metal parece querer renacer actualmente gracias a que la perspectiva del tiempo lo empieza a poner en su sitio, y el público así parece reivindicarlo.

Siempre comparo el Nu-metal con el glam-metal del los 80, un estilo que explotó muy rápido, con nombres propios y clones de dudosa calidad, que empezó a parecer una caricatura de sí mismo pero que con el tiempo fue rescatado por sus virtudes, tamizando la paja de lo realmente interesante. El Nu-Metal avivó la escena del metal, trajo una nueva generación de metalheads a la gran familia (que perduran hasta nuestros días), y es ya es historia de la música. Un movimiento destacadisimo, por su éxito masivo en el periodo de mayor venta de discos de la industria. Y aunque moleste a muchos, trajo el actual principado y único reemplazo al viejo trono del metal, con nombres tan grandes como System of a Down, Slipknot, Rammstein, Korn o Deftones…, por mucho que Crazy Town sean una broma pesada.