Por Serart.
Long Branch Records.
Lanzamiento: 10 de marzo 2017.


Después de una extensa gira como teloneros de Chevelle en la que presentaron su álbum debut, “…And We Explode, la banda de Mark Engles (Dredg), Chris Robyn (Far) y Ben Flanagan (Trophy Fire) nos presentan su segundo larga duración, “In Droves”, una obra más madura y en la que realmente suenan como una banda con todas las letras.

Hay que destacar, en primer lugar, que el Rock Alternativo que practican estos tres músicos suena más contundente y melodioso a la vez en esta nueva colección de canciones, con una producción excelente donde se pueden observar ciertos tintes Stoner y un acercamiento a la propuesta de grupos amigos como los mencionados Chevelle o incluso Failure.

El álbum destila un sonido bastante peculiar, y se estructura como si un disco de Dredg se tratara (esos interludios que tanto le gustan al guitarrista), con la diferencia de que la propuesta de Black Map no es tan cristalina como la antigua banda de Mark. Al contrario, les gusta pisar el acelerador en la mayoría de los tracks, sonando más que potentes en algunas joyitas como Run Rabbit Run, Heavy Waves o Dead Ringer, esta última con influencias de grupos como A Perfect Circle o The Cure.

Si te gusta el sonido Alternativo americano entonces “In Droves” está hecho a tu medida. Los de San Francisco han facturado una obra redonda con la que consiguen evadirte con su propuesta. Y es que aunque no propongan nada nuevo hay que resaltar que son capaces de conjugar un sonido muy potente con unas atmósferas muy conseguidas, las estructuras son interesantes y se nota que hay alma a la hora de componer. Para ser un grupo minoritario se agradece su fresca propuesta, un disco notable facturado con cariño y más que buen gusto.