leyenda30

Escrito por Serart.

Sello: Cooking Vinyl.


Nergal es un tío con agallas. Todos sabemos que a día de hoy Behemoth gozan de una justificada popularidad, con discografía que ha ido elevándose poco a poco hasta llegar al gran público con “The Satanist” (2014). Y cuando el frontman se podía haber acomodado siguiendo la senda del disco mencionado, nos entrega junto a John Porter, reconocido músico británico/polaco, un proyecto que se aleja en un giro de 180 grados del sonido metálico de su banda madre.

Tomando como influencias agrupaciones como Swans, Wovenhand, Nick Cave o Solstafir nos encontramos con un disco ecléctico, auténtico rock-folk digno de los mejores funerales. My Church Is Black nos introduce en el blanco y negro de una película western y noir, con unas guitarras acústicas que acompañan las líricas en marcha funebre del cantante. Se nota que es un disco donde ambos artistas han hecho lo que han querido, alcanzando grandes momentos, como esa influencia de Mark Lanegan en Nightride, o con el sonido de Dead Souls en On The Road. Es un álbum creado de manera uniforme pero todas las canciones tienen su propia identidad, como Cross My Heart And Hope To Die, melancólica y folk hasta la médula.

También hay hueco para composiciones más potentes. Better The Devil I Know es fantasmagórica, un ritual tribal entre calaveras de animales muertos y fuego en el desierto, canción que encuentra su contrapartida en Of Sirens, Vampires & Lovers, en la que Nergal y John Porter se centran en el minimalismo de los mejores medios tiempos de Nick Cave. Este álbum muestra una faceta desconocida hasta la fecha por parte del satánico pandemonium en sintonía con su nuevo aliado, regalando buenas composiciones como Magdale o Love & Death, con unas guitarras más rasgadas y sucias. Y aunque el minutaje suena bastante oscuro también hay hueco para la luminosidad country de One Day o los rasgos de oración al señor maldito que desprende Shaman Blues, una canción rockera y lasciva, que se ve completada por Voodoo Queen, con esos estribillos apoyados en coros para darle más empaque y peso compositivo. El disco se cierra con Get Outta This Place, que la podía haber firmado Chris Isaak tranquilamente, y Aint Much Loving, en la línea de un Leonard Cohen cantando desde la tumba.

Me And That Man es un divertimento construído con estilo e inspiración por parte de ambos artistas, desmarcandose completamente de Behemoth y adentrándose en la cara opuesta de lo que venía haciendo Nergal habitualmente. Si con su banda madre pregonaba a los cuatro vientos su adoración por el ocultismo, es con su nuevo proyecto donde muestra además que puede ejecutarlo, este disco suena misterioso y decadente. Para ser un debut, y teniendo en cuenta los derroteros tan diferentes que han explorado, no lo han hecho pero que nada mal.


01. My Church Is Black
02. Nightride
03. On The Road
04. Cross My Heart And Hope To Die
05. Better The Devil I Know
06. Of Sirens, Vampires And Lovers
07. Magdalene
08. Love & Death
09. One Day
10. Shaman Blues
11. Voodoo Queen
12. Get Outta This Place
13. Ain t Much Loving