Para muchos fue el final de sus “early days”. Perfecta continuación de su apabullante debut, un reválida de una formación que confirmaba que había nacido para tumbarnos a martillazos. Un martillo de 10 toneladas (Ten Ton Hammer), que en sus siguientes álbumes pasaría a vestirse con chándal (The Burning Red, 1999) o engalanarse de manera desmedida con orquestas en sus últimos tiempos. Pero hablamos de 1997, y cuando salió este disco el martillo golpeaba y arañaba de manera bestial. Un álbum que 20 años después sigue siendo el favorito de muchos de sus fans. Recuerdo que su primer avance radiofónico sonó el mismo día que se desveló la noticia de la separación de Sepultura. Pese a la presión de su fantástico debut, Burn My Eyes (1994), recaló en todos sus fans como agua de mayo, golpeando como un vendaval a una nueva horda de fanáticos del groove metal 90’s, que vimos el cielo abierto con The Frontlines, Take My Scars o la citada Ten Ton Hammer. Un disco que mostraba a unos Machine Head mucho más extremos: más pesados en las partes lentas, mas rabiosos en las partes rápidas; e incluso más melódicos y oscuros. Un trabajo irrepetible, de un feeling tremendo, y con posiblemente el mejor sonido de toda su discografía.

Con ayuda de una serie de curiosidades que la propia banda ha publicado en su cuenta de Facebook, y el añadido de varios detalles de nuestra cosecha, os dejamos con 20 curiosidades de este pepinazo que cumple 20 años, y cumplirá muchos más sin dejar de taladrarnos la sesera.


– El álbum fue grabado y mezclado en multitud de estudios diferentes: The Plant en Sausalito,  Scream Studios en Burbank, Parr St. estudios en Liverpool, Hyde Street en San Francisco, y finalmente Larrabee Studios en West Hollywood.

– El estudio principal de la grabación, The Plant en Sausalito, es el mismo que meses atrás habían usado Metallica para la grabación de Load y Reload.

– Fue remezclado 3 veces y las guitarras fueron re-grabadas 3 veces para lograr el tono máximo de pesadez. Sigue teniendo un tono moderno de guitarra, y la magistral mezcla de Colin Richardson se convirtió en un nuevo baremo por el que se midieron los álbumes de metal (palabras de Robb Flynn).

– Significó el álbum de debut del batería actual Dave McClain.

– Ultimo disco que la banda grabó con Logan Mader a la guitarra.

– Debutó en el Top 20 de Europa / Reino Unido, y en el 138 en las listas de Billboard de Estados Unidos. Vendió 10.000 copias en Estados Unidos en la primera semana.

– Le llevó a ser cabezas de cartel del Dynamo festival Open Air de 1997 (Holanda).

– Los teloneros de la gira europea fueron Coal Chamber, Napalm Death y Skinlab. También Entombed y Misery Loves Co, que fueron los que vinieron con ellos a España en una gira que recorrió el país de norte a sur.

– Los problemas plagaron la grabación,  incluyendo la eliminación por error de pistas enteras de guitarra y voz (herramientas pre-pro).

–  Durante la grabación, Robb Flynn estuvo extreñido por el estrés durante más de una semana.

– 6 giras se cruzaron por los Estados Unidos, incluyendo 3 como banda de cabeza. Pisaron el Ozzfest MainStage (2ª banda de día), tuvieron a Corrosion Of Conformity de banda invitada, y fueron artistas invitados de Pantera. Giraron también con Snot, Drain STH y Coal Chamber.

– El día de su lanzamiento la banda estuvo en la tienda HMV de Londres haciendo un meet & greet con los fans.

– La canción favorita de los miembros de la banda es la raramente interpretada “Blood Of The Zodiac”.

– Dave McClain se rompió la rodilla en un accidente de coche y no pudo tocar durante meses. Afortunadamente, fue en el tiempo de las mezclas, lo que le permitió el tiempo necesario para recuperarse.

– Durante la mezcla en Liverpool, los chicos pasaron una noche salvaje de parranda con Ian Gillan de Deep Purple. Él escuchó el álbum entero a volumen casi ensordecedor, y bebió con ellos hasta las 7 de la mañana contando batallitas.

– Las primeras 2 canciones escritas para el álbum fueron “The Frontlines” y “Struck A Nerve”. Debutadas en vivo en Europa en 1995 para la gira de “Burn My Eyes”.

– Los chicos le dieron la oportunidad a un joven ingeniero desconocido llamado Andy Sneap para ayudar en las mezclas. Su talento le convertiría con los años en uno de los productores de metal más buscados de la actualidad.

– El encargado de la portada, Joseph Cultice, ya trabajó con Fear Factory Danzig o Dream Theater.

– Las canciones bonus incluyeron una re-grabación de “My Misery” de la banda sonora de “Demon Night” y las versiones de Discharge “Possibility Of Life’s Destruction” y de Ice-T “Colors”.

– Vendió medio millón de discos en todo el mundo.


Primera edición europea del disco con tres bonus tracks:

Cartel promocional del disco, publicado en un número de la Revista Kerrang! edición inglesa en 1997, y que actualmente luce en nuestra redacción:


Relacionado:

CRONICA MACHINE HEAD – GRANADA (10/02/2016)

Sonando en la redacción: Machine Head – The Blackening (2007)