Decapitated es una banda que me fascina. Tienen una historia trágica, marcada por el accidente de tráfico que en 2007 dejó a su entonces cantante en coma (y así continúa a día de hoy) y se llevó la vida de Vitek, batería original y hermano del genial guitarrista Vogg, quien años más tarde rearmó la banda. En esta nueva etapa de los polacos, Vogg demuestra estar por encima de cualquier moda realizando un estilo brillante, esencialmente extremo pero repleto de singulares matices. Elementos progresivos y técnicos se dan la mano dentro de un sonido orgánico, marcado por la excelencia de las siete cuerdas de Vogg, máximo impulsor creativo de la banda y uno de los mejores “nuevos” guitarristas en el mundo del rock duro que yo sepa encontrar. Demasiado extremos para el groove metal, demasiado modernos para los fans más cerrados. Como ejemplo este Instinct, hipnótico y contundente. Temazo perteneciente a su último trabajo, Blood Mantra (2014), un disco raro, que choca por su aparente sencillez y que poco a poco te va atrapando. Seis minutos de ciclón metálico, con un riff escondido en sus compases finales que pone en jaque al cuello más musculado.