Uno de mis primeros recuerdos acerca del metal extremo es la duda que me surgía tras escuchar las sobrehumanas voces de sus vocalistas, preguntándome si tras dar aquellos “gritos” les quedaría alguna secuela o afectaría de alguna manera a sus cuerdas vocales. Con el tiempo hemos perdido esa curiosidad,  y el escuchar voces guturales, “growls” o voces rasgadas se nos hace algo perfectamente normal. También alguna vez te habrás preguntado cómo pueden los bebés llorar y gritar de esa forma tan fuerte sin quedarse afónicos. Pues bien, ambas preguntas tienen una misma respuesta.

Tras un estudio del Pacific Voice and Speech Foundation, el Doctor Krzysztof Izdebski explica en el vídeo que puedes ver bajo esta noticia que los cantantes de metal usan su voz de manera exacta a los bebés cuando lloran:

Un bebé pequeño es capaz de hacer todo ese tipo de sonidos, gritar, gruñir… inhalar y llegar a tonos altos o silbato, tonos graves… así que lo tenemos aprendido desde el principio. Luego lo olvidamos y hay que volver a aprender a hacerlo. Las imágenes que hemos conseguido grabar de vocalistas de heavy metal muestran claramente lo que se produce, y se trata de un sonido producido predominantemente por estructuras por encima de la glotis, a igual que hacen los bebés. Por lo tanto, las cuerdas vocales se abren y vibran, pero en realidad no colisionan, creando vibraciones de orquestación acústica gracias a producirse en una zona más flexible, generando turbulencias y ondulaciones sin causar trastornos. Es claro que no se dañan por usar esa zona superior, en la que se genera la turbulencia del aire que produce el sonido. Alguien con lesión de laringe, que no se pueda reparar y no pueda hablar, podría verse beneficiado de este hallazgo, esta técnica vocal nos puede ayudar para tratar la restauración de la fonación.