Algún día S.A. necesitarán poner como telón de fondo de sus conciertos la sentencia del Baltasar Garzón que eximía al grupo de enaltecimiento del terrorismo, algo por lo que, hagan lo que hagan, siempre serán señalados. También hubo quien los tachó de nazis por la letra de este “Nos vimos en Berlín“, que a finales de los 80 compuso la banda de Vitoria con un mensaje de repulsa exclusiva a los opresores del pueblo palestino. Cansados de tener que dar explicaciones, en 2009 volvieron a regrabar el tema con una leve modificación en su letra, cambiando “judío” por “jodido”, porque como ellos mismos dijeron: “Ahora sabemos algo más del asunto. Sabemos distinguir entre un sionista, un israelí y un judío, cosa que en su día, por pura ignorancia no controlábamos“.  Una banda extrema estigmatizada hasta el extremo, con letras definidas por el juez Garzón como “muy duras, críticas e incluso rechazables desde una concepción puramente sociológica“, justo lo que buscaban estos jóvenes enfadados que, con un thrash metal desatado, escupían todo lo que se les pasaba por la cabeza.