“Anda qué sorpresa, a estos de Diablorock les gustan Chimaira”,  pensará alguno que lleve poco tiempo leyéndonos. Una banda formidable, con una discografía plagada de maravillas como este “Pure Hatred“, pero golpeada por la mala suerte y las disputas entre sus integrantes. En 2003, dentro del apabullante “The Impossibility of Reason“, uno de los mejores álbumes de groove metal de todos los tiempos, encontramos este puñetazo en la nuez con todos los grandes ingredientes de la formación de Cleveland en “Mode On”. No sé vosotros, pero yo me convierto en un primate cada vez que escucho el estribillo de esta canción. Disculpadme, voy a por un martillo.