Muchos esperan su mes de vacaciones como lo mejor del año, otros la final de la Champions, navidad, el estreno de la nueva pelicula de Star Wars, la Semana Santa o la festividad de su ciudad… En Diablorock, desde hace años, la semana grande era la de Hellfest. Quedan horas para que parte del equipo de esta casa salga camino a Clisson, al que para nosotros es festival de referencia. El festival que reúne tanto lo mejor del olimpo del rock como la vanguardia underground. Un espacio perfectamente ordenado y decorado en el que una variadísima apuesta musical tiene para nosotros el mayor de los sentidos. Rock, Metal y Alternativo, nuestros tres pilares.

Lo repetiré en muchas ocasiones, por frívolo que suene, en Hellfest quedan varios de los momentos más felices de mi vida. Cuando era un adolescente veía los carteles del festival de Donington y pensaba que no había un lugar en el mundo que anhelase más; con el paso de los años Donington cambio mucho (convirtiéndose en Download) pero apareció Hellfest, un festival que se parecía mucho a los carteles del viejo Download, y que parecía hecho a la perfecta medida de mis gustos. Era increíble lo que se parecía el cartel de Donington 1994 y Hellfest 2014, Therapy, Aerosmith, Sepultura, Extreme… ¡pero además con las bandas nuevas que más nos gustaban! Publicábamos una lista con los mejores discos del año, y a los pocos meses allí los teníamos todos en el siguiente cartel de Hellfest.

Además, la organización siempre nos trató de manera exquisita, valorando nuestro trabajo de prensa de un modo que pocos promotores en España saben apreciar. Cada vez que fuimos a Clisson nos desinflamos por completo en tres días en los que podíamos ver más de medio centenar de actuaciones, con el mejor sonido y los servicios que siempre habíamos querido encontrar en un festival. Tras “sufrir” los festivales en España (algo que por suerte está cambiando) andar por Hellfest siempre me pareció estar soñando despierto.

Este 2017 toca enviar a otros Diablorockers a cubrir el festival, habrá crónica y fotos para todos vosotros, que es lo más importante; pero personalmente se me hará muy incómodo quedarme en el cuartel general sabiendo que Hellfest está funcionando a tantos kilómetros… y yo no estoy allí. En fin, Hellfest es la casa del Diablo, así que ya iremos otro año, eso es seguro. Mientras tanto, os recuerdo cómo vivimos las tres últimas ediciones con enlaces a sus crónicas. ¡Hail Hellfest!


CRÓNICA HELLFEST 2016 – “AFTER FOREVER”

CRÓNICA HELLFEST 2015 – “A NEW LEVEL”

CRÓNICA HELLFEST 2014, CLISSON, FRANCIA


Puedes viajar cómodamente a este y otros festivales con Divertis desde diferentes puntos de España. Toda la información aquí.