Por Rafa Diablorock.


El 20 de julio de 2017 el mundo de la música volvió a verse sorprendido por la noticia de la muerte de Chester Bennington, a la edad de 41 años. El cantante de Linkin Park murió por aparente suicidio, dejando atrás un legado musical abrazado por millones de fans alrededor de todo el mundo. Linkin Park, fueron muy grandes, de eso no hay duda. Se dejaron robar la cartera en los últimos años. Su último disco, de este 2017, no cuajó entre la gran mayoría de sus fans, representaron la fórmula más acertada para sonar en radios y encolerizar a los metaleros más recalcitrantes… pero sus dos primeros discos fueron autenticas joyas. Supieron afilar del todo aquello que se llamaba “Nu-Metal” para convertirlo en un éxito de masas, y lograron algo para mí siempre importantísimo: conectar con una nueva generación de melómanos que recién salidos del cascarón abrazaron las guitarras pesadas para siempre, gracias a sus riffs y a la voz de Chester Bennington.

No han pasado ni 24 horas de su muerte, y no sabemos qué pasara a partir de ahora con su banda, pero hoy toca recordar con un mínimo de detenimiento a Chester Bennington. Nació en Phoenix, Arizona, el 20 de marzo de 1976. Sus padres se divorciaron cuando él tenía 9 años, quedando en custodia de su padre. La infancia de Chester fue muy complicada, alguna vez afirmó haber sufrido abusos por un adulto a los siete años de edad, y entrando a la pubertad, empezó a abusar de la marihuana, el alcohol y alguna drogas duras. A los 17 años, se mudó con su madre, pero se le prohibió salir debido a su consumo de drogas. El cantante encontró su válvula de escape a través de la música, teniendo a Depeche Mode y Stone Temple Pilots como primera inspiración.

Chester se unió como vocalista a una banda local de rock llamada Grey Daze, en 1993, logrando obtener algo de fama en Phoenix, sin embargo abandonó la banda en 1998 debido a diferencias creativas con los integrantes del grupo. Chester conoció a Jeff Blue, vicepresidente de Zomba Music. Blue informó a Chester sobre las audiciones para el futuro miembro de Linkin Park (la banda se llamaba Xero en aquel entonces) tras la salida de Mark Wakefield, su primer vocalista. Chester atrajo rápidamente la atención de la banda por su voz, y lo aceptaron como vocalista en 1999. Posteriormente la banda cambió de nombre a Hybrid Theory, grabando un EP de mismo nombre, del cual únicamente se hicieron mil copias. Una vez más, la banda cambió su nombre a Lincoln Park, nombre sugerido por Chester, aunque debido a un dominio de internet que ya contaba con el nombre en cuestión se modificó la ortografía al definitivo: Linkin ParkJeff Blue, ahora vicepresidente de Warner Bros, intervino para que la banda lograra firmar contrato con la discográfica.

En el año 2000 publicaron su primer álbum de estudio Hybrid Theory, el que hasta ahora es su álbum de mayor impacto. la banda siempre fue tomada por parte del público como una “boy band” del Nu-Metal, ya que representaban exactamente el producto que el público joven mayoritario buscaba en aquella época. Una perfecta fusión de hip-hop y rock e influencia electrónica, en cuyo centro estaba Chester, con su canto tenor rasgado que les hacían instantaneamente adictivos. Era capaz de transitar desde lo más melodioso y vulnerable a los gritos más rotundos, sobre un metal moderno enormemente maleable que le permitía una gran diversidad de registros

Hybrid Theory era una colección de singles, uno detrás de otro. Tenían la imagen y la actitud perfecta, riffs contagiosos en primer plano, dos vocalistas alternando diferentes estilos, y un Chester Bennington hipermagnético gritando estribillos pegadizos sin parar. Luego llegaron las giras, Ozzfest, Family Values… Tras el éxito de su debut, el mayor de su carrera, la revalida vino en 2003 con un segundo álbum de estudio igualmente refrescante, Meteora, entroncando sus fortalezas con una mejorada producción. Meteora gustó a todo el mundo, era un disco mellizo a su debut, pero a partir de ahí, la deriva. Cinco nuevos álbumes que si bien lograron mantener una amplia base de fans nunca volvieron a darnos lo que en sus dos primeros trabajos, por una sencilla razón: ellos así lo querían. Minutes to Midnight (2007), A Thousand Suns (2010), Living Things (2012), The Hunting Party (2014), y One More Light (2017), que junto a los dos primeros trabajos suman más de 60 millones de copias, ganando 2 premios Grammy entre otros premios y reconocimientos.

Chester también ha trabajado con Dead by Sunrise, proyecto paralelo del vocalista con Ryan Shuck, Amir Derakh, Brandon Belsky y Elias Andra.

Lejos de Linkin Park, lo más notable que hizo Bennington fue ocupar el puesto del difunto Scott Weiland en Stone Temple Pilots. En mayo de 2013, en el Weenie Roast Concert de Kroq, Chester subía al escenario junto a Stone Temple Pilots, convirtiéndose así en el nuevo vocalista del grupo. Ese día presentarían una nueva canción, “Out Of Time“, que podría ser el primer single de un nuevo trabajo de la banda junto al que sería, a partir de entonces, su nuevo vocalista. Si el mundo del metal era reacio a reconocer la valía de Chester, los fans del grunge tampoco supieron ver su gran voz, y en 2015 anunció que dejaba la banda por ver perjudicado su tiempo dedicado a Linkin Park, aunque realmente fueron muy pocos los que apostaron por aquella alianza.

Bennington se casó con Talinda Ann Bently en 2011, y tuvieron tres hijos. De otras relaciones anteriores el cantante tenía otros dos hijos, así como otro niño adoptado. Bennington siempre estuvo muy concienciado con las causas caritativas, principalmente a través de la fundación de Linkin Park, Music for Relief. Apoyó numerosos desastres naturales, como los del huracán Katrina, el huracán Sandy, el Tsunami de Japón y muchas otras causas.

Un hecho desalentador que envuelve su muerte, es que muchas de las letras de Bennington tienen que ver de alguna manera con la depresión, fuente de arropo para muchos al ser capaz de transmitir sentimientos increíblemente personales a una enorme cantidad de oyentes de todo el mundo. Una pena enorme. Ya lo dijimos en nuestra crónica del paso de Linkin Park hace unas semanas por Download Festival Madrid, si algo nos gustó del concierto fue Chester Bennington. Nuestras condolencias a la familia de Bennington y a todos los fans de Linkin Park, una de las bandas más influyentes del rock/metal alternativo.