Speak of the Devil fue desde un principio un disco falso, forzado, bastardo y polémico. El disco en vivo en solitario de Ozzy Osbourne de 1982, llamado en el Reino Unido “Talk of the Devil“, es un directo que contiene solamente versiones de Black Sabbath grabadas en vivo el Ritz de Nueva York, el 26 y 27 de septiembre de 1982, con el guitarrista Brad Gillis, quien reemplazaba al fallecido Randy Rhoads. Ozzy Osbourne siempre declaró que este disco fue lanzado únicamente por presiones de la casa de discos. En 2002 el disco fue descatalogado totalmente, y ahora se conoce que, además, las voces no eran las que se grabaron en dichos shows.

El primer productor de Ozzy Osbourne, Max Norman, habló sobre este disco recientemente en el programa del periodista Eddie Trunk. El productor, ahora que el disco está fuera del mercado, reconoció que las voces de Ozzy fueron regrabadas en estudio, y de hecho, el principal esfuerzo a los controles era que no se notara:

Hay un par de buenas historias sobre ese puñetero disco. En primer lugar, era una obligación contractual para Jet Records, simplemente para darles un par de álbumes más. Entonces esto era una especie de salvaconducto para salir de allí, sólo conseguir que el trato con Jet se acabase. Ozzy tenía esa banda, y el mayor mérito de Brad [Gillis] fue que aprendió todas esas canciones en unas dos noches. Bajamos a Lower Manhattan, The Ritz (hoy llamado Webster Hall) y teníamos un camión de grabación… y dije: ‘Mira, vamos a grabar todo el set esta tarde’. Por lo que ellos hicieron un show sin público en realidad, en el álbum creo que únicamente hay cinco temas de esa noche, el resto están cortadas y tuve que recrearlo en estudio todo.

Y entonces la otra parte de la historia fue Ozzy, que por supuesto, no estaba satisfecho con la voz de la grabación, así que fuimos a Record Plant (NDR: estudios de Sausalito donde Metallica grabaron Load). Estuvimos allí durante cuatro días, y mezclamos la primera parte, y Ozzy vino después a rehacer las voces, lo mezclamos y lo enviamos al ingeniero. Al día siguiente nos pusimos con la segunda parte, Ozzy volvió a hacer las voces, lo mezclamos y lo enviamos al ingeniero. Así en cuatro días hicimos los cuatro lados. En su mayor parte las voces están re-grabadas, eso era realmente todo lo que nos preocupaba, tratar de que no nos pillaran. Y lo hicimos todo a toda prisa, y lo lanzamos… luego no lo escuché probablemente durante seis meses porque tenía un miedo enorme de escucharlo. Sabía que lo hicimos a prisa y corriendo, aunque finalmente lo escuché y dije: ‘Oh, ¡No suena tan mal!