Podría tirar por lo ortodoxo y elegir Money Is Not Our God, Wardance, Eighties o cualquiera de los temazos clásicos dentro de la excelsa carrera de Killing Joke. Pero entonces no tendría ninguna gracia, y además desviaríamos la atención de Pylon (2015), el último trabajo de los británicos y que en mi opinión se debería colocar al lado de monumentos como What’s THIS for…! o Night Time. New Cold War es un grandísimo ejemplo de ello, un hit absoluto que aúna lo mejor de Killing Joke: la hipnótica sección rítmica, los punzantes agudos guitarreros, esa contundencia metálica que han ganado con los años y las apocalípticas proclamas de un Jaz Coleman al que el tiempo le ha dado la puta razón. Que sigan cuarenta años más.


Toda una semana dedicada a temazos de Killing Joke, puedes verlos todos aquí.