Sello: Rise Above Records.

Texto por Jaime Tomé (Popi).


Hay muchas personas que todavía apoyan esa teoría de que el rock and roll está muerto. Quizás la condición de alguna de esta gente de escuchar solamente música de hace 30 años hacia atrás tenga algo que ver, pero nunca se sabe cómo trabajan los gustos y posturas personales en la cabeza de cada uno. Lo que sí es cierto, es que cometen un gran error con esta afirmación. La ola del rock and roll revival está más viva que nunca. Basta con remitirnos a la realidad y situación presente de grupos como Graveyard, Horisont, Witchcraft, Spiders, Blues Pills, Kadavar o los propios Troubled Horse, que son de los que nos incumben hoy.

Troubled Horse son una banda sueca surgida a partir de Witchcraft en el momento en el que John Hoyles (guitarra) y Jens Henriksson (batería) decidieron abandonar el grupo. Comenzaron su andadura en el año 2010 lanzando un 7″ titulado “Bring My Horses Home” y continuaron en 2012 con su primer LP “Step Inside”, que recibió críticas bastante buenas. Hace ya unos meses, tras cinco largos años, decidieron por fin lanzar su segundo largo bajo el nombre Revolution On Repeat, que supone un sorprendente y atronador regreso de la formación asentada en Örebro con algunos cambios en sus filas.

Revolution On Repeat cuenta con 10 cortes llenos de energía con una intensa influencia de bandas de rock los años 70’s, como es habitual en casi toda esta ola de músicos mayormente de raíces nórdicas. El punto más llamativo de este álbum y de tantos otros encasillados dentro de la etiqueta “heavy rock” o “rock revival” es que no vamos a escuchar copias baratas e innecesarias de clásicos como Led Zeppelin, Black Sabbath, Blue Cheer, Deep Purple o Blue Cheer con un lavado de cara (aunque la influencia de estas bandas sea obvia), ya que aunque la influencia de estas bandas sea obvia, tenemos siempre un aliciente de frescura en el que la fusión de la psicodelia, stoner, heavy metal y en algunos casos, como por ejemplo el de los ingleses Uncle Acid & The Deadbeats, también el doom metal, con todo el oscurantismo y pesadez que transmite este género. La amalgama de diferentes arreglos y sonidos, a pesar de la raíz común de éstos, deja al oído viajar por muchos matices a veces inesperados.

Los poco más de 40 minutos que dura Revolution On Repeat están llenos de tonalidades vocales e instrumentales interesantes y atractivas. Me resulta curioso que haya pasado tan desapercibido en tantos medios de musicales durante estos meses, porque es una de las joyas que hasta el momento nos ha dado el año 2017 dentro de su estilo. Nos lo demuestran con canciones como esa “Hurricane” que abre el LP con una pegada increíble de batería cabalgante que marca el ritmo de una forma exquisita y cañera para dar paso a una unión con un riff que podría ser perfectamente compuesto por una banda de la Nueva ola del heavy británico y que rompe y hace de nexo a la vez con la estupenda y rasgada voz de Martin Heppich, el cual, por cierto, se luce completamente en absolutamente todo el álbum.

No sé si podemos decir que este álbum es lo mejor que se ha hecho durante los 9 meses que llevamos de año, pero sería raro no verlo en muchas listas cuando lo terminemos. Tanto su anteriormente mencionada apertura con “Hurricane” como la crudeza y acompañamiento de teclados y percusión en “Peasants” o la hard rockera “Let Bastards Know”, sin mencionar con esos matices psicodélicos y duros de “The Filty Ones” y ese excelente cierre con con la atrapante y más calmada “Bleeding” son suficientes como para catalogar este disco como un “must-have” del rock and roll de 2017 y, sin cabida a dudar, como un paso atronador hacia adelante respecto a “Step Inside”, debut de 2012.

No hay duda de que Revolution On Repeat es un buen re-enganche de los nuevos Troubled Horse al carro del rock después de tantos años sin ofrecernos material y tras su cambio de formación. Regeneración en estado puro. Todo es mucho más enérgico y más pulido que anteriormente (por otra parte, cinco años dan para mucho). Parece que estos cuatro músicos vuelven con ganas de quedarse en la escena europea que está haciendo resurgir el rock y que no tiene nada que envidiar a EEUU o Reino Unido ni lo más mínimo.

La rabia, crítica social y certero coqueteo con la situación mundial actual en sus letras parecen estar muy presente en las letras de estos casi sobresalientes 10 temas que crecen y crecen. Esperemos que les dure mucho tiempo el combustible a estos chicos, porque lo hacen realmente bien.