Grave Pleasures es de esas bandas especiales e inclasificables que nos vuelven locos. Entendemos su nuevo disco, Motherblood, como un pequeño tesoro al que pocos se detienen a admirar. Un trabajo que destaca por su palpitante personalidad, emocionante melancolía y oscura crudeza. Hablamos con su vocalista Mat McNerney, responsable de la dirección y el concepto de la banda finesa, con el que quisimos dar luz a muchos de los secretos que se esconden detrás de su nuevo disco.


Motherblood es más “nocturno” o “hipnótico”,  salvo los singles quizá, que son más directos… ¿no es así? 

Sí, totalmente. Con este disco pasamos mucho más tiempo componiendo, así que nos sumergimos más en el disco. Además, para la grabación fuimos a otro país, a Inglaterra, lo que lo hizo una experiencia única. Y la atmósfera de esta experiencia se ve reflejada en el disco. Hicimos un trabajo más profundo. Muchas de las atmósferas son muy intensas, pero también misteriosas y oscuras, sobre todo porque hemos estado muy focalizados en estos aspectos.

Conociéndote, seguro que el título del disco, Motherblood, tiene un jugoso significado especial emparejado con la portada, preciosa por cierto.

Sí (risas), gracias. Efectivamente, es una foto de la diosa Kali, yo quería que “Motherblood” representara el hecho de que estamos llegando al final de nuestra era como especie. Esto es el final de la humanidad. Es como la sensación de que el tiempo se está acabando conforme nuestra madre se va desangrando. Así es como yo concebía el concepto, y Kali es la diosa que representa el ciclo de la vida y la muerte. Nosotros salimos de su útero, y morimos en su útero. Ese es el universo de la vida y la muerte. Eso es lo que “Grave Pleasures” significa también. La tumba es la muerte, y los placeres son la vida. Yo quería tener un título que realmente se ajustara a este concepto de la banda. Y “Motherblood” lleva este mensaje, que también se encuentra en nuestra música.

Editasteis un EP a principios de año en el que había uno de los temas de este disco. ¿De qué manera agrupasteis las canciones para formar Motherblood? ¿Son del mismo compositor? Hay temas muy diferentes unos de otros.

Todas se han hecho mayormente de la misma manera. La mayoría de las canciones están escritas por mí, y Juho Vanhanen, el guitarrista. Él compone las guitarras, y luego yo hago las líneas vocales, melodías y letras. En una de las canciones yo también escribí las líneas de guitarra, además de las voces y melodías. Todos los demás después contribuyen en los arreglos. En dos de las canciones el otro guitarrista (Alexsi) compuso las guitarras, y yo las voces. Sí, se podría decir que hay diferentes métodos en la composición entre las diferentes canciones, pero todos hemos estado trabajando juntos en el disco. Es un álbum muy variado, pero sin duda suena a una única banda. Hay muchas diferentes vibraciones a lo largo del disco… se podría decir que en parte tiene algo de similitud con The Beatles, ya que todo el mundo compone y contribuye (risas).

¿Crees que existe un recorrido realizado en vuestro anterior disco del que hayáis retrocedido? Quizá en vuestro anterior trabajo se incidió en vuestro lado punk más directo, menos vicioso. Este disco deshacéis esa evolución para llegar a un terreno más cercano a “Climax”…

Sí, quizás podría decirse que este disco contiene lo mejor de cada uno de esos dos anteriores. Tiene el mismo tipo de influencias que teníamos cuando estábamos haciendo “Climax”. Y también tiene algo del espíritu punk de “Dreamcrash”. Pero un aspecto a tener en cuenta con “Dreamcrash” es que nosotros estábamos bajo una presión muy grande, compusimos el disco demasiado rápido, y en el estudio fue todo con prisas. En el disco se refleja esa presión. Con perspectiva, pienso que deberíamos habernos tomado más tiempo para trabajar en ese disco. Pero así fueron las cosas.  Con este álbum nos hemos concentrado en conseguir muchas diferentes capas en el sonido. Es mucho más intrincado que “Dreamcrash”.

Me encanta “Falling for an Atom Bomb”. ¡Qué guitarras! Me gustaría que me contaras sobre esta canción…

Pues gracias. Porque esta es la canción en la que yo compuse las guitarras (risas). Juho Vanhanen me ayudó con los arreglos. Pero básicamente esta es MI canción. Yo quise hacer algo que fuera bastante pop, influenciado quizás por grupos como The Killers, The Arctic Monkeys y este tipo de cosas. Quería tener una canción muy bailable, algo que pudiera sonar en los clubs a los que yo solía salir por la noche cuando era más joven, en Inglaterra. Quería que también fuera muy directa. Es una canción de amor… es básicamente una canción de amor muy directa.

Hablábamos antes de las guitarras… el trabajo de este disco en cuanto a guitarras es formidable, mucho menos convencionales que en vuestro anterior disco. Parece que Juho Vanhanen (Oransi Pazuzu) ha sido responsable de ese protagonismo, ya que en Dreamcrash apareció como simple guitarrista de sesión, y ahora parece que es una parte importante de la composición, ¿no es así?

Sí. Bueno, él fue también el guitarra solista en “Dreamcrash” aunque no compuso las canciones, solo escribió los solos. Así que, efectivamente, cuando llegó este disco, él estuvo más presente en la composición, y pudo aportar su visión personal en las guitarras para el disco, y por eso son más complejas y avanzadas. Es un muy buen guitarrista, así que cuando ha tenido la oportunidad de escribir las canciones, lo ha dado todo para conseguir unas buenísimas líneas de guitarra. Como he dicho antes, en este disco las canciones son mucho más cuidadas, pero también tienen mucha más pasión, ya que Juho estuvo muy inspirado durante el proceso. Así que su contribución realmente ha tenido un gran impacto en el disco.

Hablemos de los cambios de formación, hubo un cambio de nombre por un cambio de miembros entre Climax y Dreamcrash, y ahora volvió a haber un cambio de miembros… pero seguís como Grave Pleasures. ¡Aunque con nuevo y fantástico logo! ¿Es definitivamente Grave Pleasures la banda de Mat McNerney?

No, mira. Juho ha estado en la banda desde el cambio de nombre. Valteri Arino ha estado conmigo desde el principio de Beastmilk. Linnea (Olsson) estaba en Beastmilk pero luego también continuó en “Dreamcrash”. Así que pienso que ha habido mucha continuidad. Para nosotros realmente no existe una clara línea de separación, sino más bien una frontera difusa en estas transiciones. Para nosotros ha sido como una continuación natural. Pero siempre ha sido una banda. Cuando Linnea y Uno (Bruniusson) dejaron el grupo tras“Dreamcrash”, nos llevó bastante tiempo hasta que encontramos a los mejores candidatos para unirse. Teníamos claro que la banda solo podía continuar si encontrábamos a las personas adecuadas. Y lo conseguimos. El nuevo batería, Rainer (Tuomikanto), y el nuevo guitarrista, Aleksi (Kiiskilä), han aportado muchísimo tanto al disco como al grupo en sí. Vimos que teníamos una nueva chispa para continuar. Seguimos con el mismo tipo de inspiración… es una banda finlandesa, así que sigue habiendo muchísima influencia de la era del post-punk finés de la vieja escuela. Creo que es muy notable esta influencia. Básicamente somos un grupo que trabajamos juntos. Para nada se puede decir que sea mi proyecto en solitario.

Siempre me hago la misma pregunta. ¿Es Climax el primer disco de Grave Pleasures? ¿Lo podemos tomar de esa manera?

Quizás eso dependa del público. Sin duda es parte de nuestra historia. Si te digo la verdad, personalmente pienso que Motherblood es nuestro primer disco. De una forma similar a cuando Darkthrone decidieron que “A Blaze in the Northern Sky” era su primer disco. En este sentido, pienso que finalmente podemos decir que vamos hacia donde queríamos. Quizás con el tiempo la gente conciba a “Climax” como una especie de demo de los inicios de la banda. Es una etapa muy interesante de nuestra historia, pero no es el disco que nos definirá, ya que vamos a continuar y aún tenemos un largo futuro por delante. Creo que la opinión sobre “Climax” terminará cambiando, cuando salga “Motherblood” y cuando en el futuro sigamos haciendo discos.

Os he visto tocar en un escenario (Temple, Hellfest) de black metal. Sois totalmente inclasificables. ¿A qué “saco” de bandas crees que pertenecéis? Es curioso que se os relacione con el metal extremo..

Debe ser porque tenemos bastantes elementos oscuros en nuestra música, venimos de raíces metaleras… hay mucho metal en nuestra música. Pero realmente pienso que podríamos clasificarnos como heavy rock y post-punk… metal post-punk o como quieran llamarnos. Nosotros usamos la etiqueta de post-punk apocalíptico porque alguien la usó en una review, y la hemos adquirido. Pero pienso que depende de la gente, que es quien tiene que decidir. Nuestras mayores influencias vienen del post-punk, así que ese sería el género más definitorio. Pero parece que encajamos en otras muchas categorías… y creo que es algo bueno.

Desde luego hay una inclinación clara hacia la oscuridad… 

Sí, pero no… no exclusivamente desde luego (risas). Con el nombre del grupo, Grave Pleasures, puedes ver que en realidad es tan importante la oscuridad como la luz. En realidad se trata de la relación entre ambas. Pienso que no puedes tener una sin la otra. Creo que es muy surrealista cuando ves esas bandas que son todo felicidad, o todo lo contrario. Realmente este tipo de bandas me aburren. Yo necesito tener cierta oscuridad en mi felicidad, y cierta felicidad en mi oscuridad. Y me encanta cuando eso se ve reflejado en la música. Y pienso que me gusta porque es lo más cercano a la vida real. La vida no es solo blanco y negro, no es solo de una forma u otra. La vida está llena de tantas cosas. Por ejemplo, una gran parte de ser feliz es que sabes que no va a durar mucho. Y una gran porción de estar triste es que en cierto modo disfrutas de esa tristeza, ya que te deja ver lo que es la realidad. Y sobre todo esto es el tema principal de Grave Pleasures, la contradicción entre la vida y la muerte, entre la luz y la oscuridad.

Parece que la temática recurrente en la banda, acerca de un posible fin del mundo, se hace más fuerte que nunca en Motherblood. El pánico nuclear hemos de entenderlo de manera metafórica, ¿no es así?

Si, efectivamente. A lo largo del disco empleo ese concepto para explicar el miedo a nosotros mismos. El miedo a la humanidad, a las peores cosas que podemos hacer. Y uso ese concepto como una especie de telón de fondo para plantear otros aspectos como aprender a amar, ya que solo aprendemos a amar cuando aprendemos a odiar y a morir, y aprendemos cómo de destructivos podemos llegar a ser como especie. Así que he encontrado el concepto del apocalipsis nuclear como una metáfora para discutir otras muchas cosas que habíamos tratado anteriormente.

Si supieses que el mundo se acabase mañana, ¿qué harías en tu último día?

Creo que lo emplearía en estar con mi familia todo el tiempo que pudiera. Esa sería mi prioridad. Mi familia está en el top, y después va todo lo demás.

Si pudieses elegir la voz de un cantante, ¿cuál sería?

Qué bueno, ojalá (Risas). Y lo tengo claro, siempre he querido cantar como una chica, nunca he querido cantar como un tío. Yo crecí con dos hermanas mayores que estaban siempre cantando. Siempre me han encantado las vocalistas femeninas, sobre todo el rango de notas y tonos que pueden alcanzar. Yo más o menos me muevo en el rango de una soprano, y más o menos me inspiro en esos tonos. Cuando canto nunca pienso en una voz masculina. Así que si pudiera, me gustaría ser como una de esas vocalistas clásicas como Vera Lynn, voces clásicas del Reino Unido o América que realmente me gustan.

¿Cómo fue la experiencia de compartir escenario con Killing Joke? Pudiste conocer a otro fan del fin del mundo… Jaz Coleman (risas). ¿Sabes su opinion de Grave Pleasures?

Sí. Él vino a vernos un par de noches y le gustó bastante. Vino después a hablar con nosotros, y nos dijo que habíamos dado un buen show y que había disfrutado.
Así que tuvimos la oportunidad de compartir con ellos un buen número de experiencias locas. Son personalidades muy interesantes. Han estado haciendo esto durante 40 años, así que se las saben todas. Y fue muy enriquecedor todo lo que pudimos aprender de ellos. Sin duda podría decir que ha sido uno de los mejores tours que he hecho en toda mi vida. Muy interesante y enriquecedor para nosotros como banda.

Jaz Coleman, Peter Murphy, Peter Steele, Robert Smith… creo que podemos intuir algunos de tus héroes de la música. ¿Cuál es para ti el gran genio?

Me has pillado(risas). ¡Pues todos ellos! Todos son muy talentosos en su estilo. Para mí Robert Smith o Jaz Coleman son grandes inspiraciones por muchas y diferentes razones. Robert Smith es un gran compositor, si piensas en cuantas de sus canciones han estado en el Top 10 o han alcanzado discos de oro… no puedes realmente competir con eso. The Cure llevan trabajando tanto tiempo y tienen tantos hits a lo largo de su carrera, que si tuviera que decir cuál es el más grande de todos ellos, elegiría a Robert Smith. Pero si tuviera que elegir entre todos mis compositores favoritos, yo escogería a David Bowie, Paul Simmons, o algunos de los grandes como Bob Dylan, o Leonard Cohen… esos son los que yo considero los mayores compositores.

Atentandos en España, atentados en tu país, Inglaterra, en tu país de residencia, Finlandia. ¿Qué tienes que decir al respecto?

Uf tío… es tan triste. Al pensar en los ataques en España, tan solo me pongo más y más triste conforme esto avanza. El ataque en Manchester me cabreó bastante. Y ahora este en España… Tengo un hijo pequeño, y ver lo de ese pequeño que fue asesinado… ha sido duro. Te llega a lo más profundo. Realmente no sé qué vamos o qué podemos hacer con esto, ya que es un tema tan grande. Algo que no es resoluble en una noche. Realmente no lo sé… es muy enfermizo que una religión pueda corromper a la gente a través de estos imanes y gente terrible que adoctrina a jóvenes hasta el punto de llegar a hacer estas cosas… es muy muy triste. Y no sé qué podemos hacer. El mundo es un lugar muy jodido actualmente.

Hubo una gira fantástica hace unos años, tus Beastmilk e In Solitude, ambas bandas desaparecieron una vez terminó dicha gira. Nos encanta lo que haces en Grave Pleasures tras Beastmilk, sé que es preguntar por algo que no te atañe, pero… tú que los conoces. ¿Crees que In Solitude podrían alguna vez regresar?

Realmente no tengo ni idea. Eran bastante jóvenes cuando hicieron In Solitude, y creo que decidieron hacer cosas diferentes. Cuando eres tan joven, entre los 16 y los 18, esos años se hacen muy largos. Así que pienso que necesitarán algo más de tiempo para poder hacer otras cosas. Por supuesto tienen una marca, un grupo, con una buena historia detrás. Y no veo por qué no en algún momento pudieran decidir retomarlo… aunque claro, no soy yo el que tengo que decirlo… ¿quién sabe? Realmente me gustaría también. Creo que eran una buenísima banda y lo dejaron demasiado pronto. Hicieron un disco muy valiente con “Sister”, y muchos de sus fan más metaleros seguían prefiriendo sus trabajos anteriores, y no les gustó ese disco. Así que tuvieron cierto enfrentamiento con el núcleo de fans más metaleros cuando dieron el paso desde el heavy metal hacia “Sister”. No quiero decir con esto que ese salto no fuera exitoso, pero quizás esto les hizo dejarlo demasiado pronto. Pero, ¿qué podemos hacer?

¿Cuándo os podremos ver tocar por aquí?

Se suponía que íbamos a ir este otoño, pero ya es bastante tarde, hemos estado intentando planificarlo, pero aún no hay nada claro. Creo que es más factible que sea la próxima primavera. Pero sí, estaremos en España. Haremos un tour europeo más largo, incluyendo España, Italia y otros lugares en los que no hemos podido estar este año. Todavía no sé si en tour propio, tenemos que ultimar los planes del año que viene. Lo que sé es que estaremos sin duda por España a principios del año que viene.

¿Cuál sería el mejor tema para bailar mientras las explosiones nucleares destruyen el planeta?

Como he mencionado a Vera Lynn antes, pues te diría que We’ll Meet Again… (empieza a cantar)… “we’ll meet again, don’t know where, don’t know when” (risas). Esta sería la que me gustaría escuchar. (escuchar aquí).