Sello: Cooking Vinyl.
Producción: Tyler Bates y Marilyn Manson.

Texto por Carlos Salcedo Odklas.


Finalmente el esperado disco anteriormente conocido como “Say10” y rebautizado como Heaven Upside Down aterriza en la tierra de la mano del artista anteriormente conocido como Brian Warner pero que pasará a la historia como Marilyn Manson, y lo hace con una seguridad y contundencia que pocos esperábamos tras meses de retrasos, rumores e incertidumbres. En un principio se anunció a bombo y platillo que el nuevo disco del Reverendo, el décimo de su carrera, aparecería el 14 de Febrero bajo el título de Say10 y supondría la segunda colaboración con el músico y productor Tyler Bates tras The Pale Emperor (2015), disco que obtuvo una estupenda acogida entre la prensa especializada. Pero dicha fecha llegó y pasó, dejando a sus seguidores desorientados y con un buen palmo de narices. Los meses fueron pasando sin ninguna nueva fecha o explicación por parte de Manson, que por contra se dedicaba cada poco a subir extraños vídeos acompañados de citas crípticas en su cuenta de Instagram. Ahora sabemos que estos meses los pasó batallando con diversos problemas personales, el más grave de ellos la muerte de su padre Hugh, y buscando la inspiración para redondear un disco con el que no se encontraba al cien por cien satisfecho. Cuando finalmente se anunció una nueva fecha y Manson comenzó a hacer declaraciones nos advirtió que el disco no seguiría la senda abierta por The Pale Emperor (2015) y que sería un disco más rabioso y colérico, intentando acercarse a sus orígenes y definiendo su sonido como un híbrido de los legendarios Antichrist Superstar (1996) y Mechanical Animals (1998).

El primer single, lanzado hace unos días y titulado We Know Where You Fucking Live así lo confirmaba, mostrando un sonido mucho más duro e industrial y una actitud al micrófono de Manson más rabiosa que en el disco anterior, acercándolo ligeramente a la época Antichrist. Ahora que hemos podido disfrutar del disco en su totalidad podemos afirmar que, aunque algo de eso hay, esa primera definición de Manson no era del todo cierta. Nos encontramos más bien con un disco de balance, de cómputo. Un trabajo muy directo y variado, en el que el Reverendo nos muestra destellos de todas las facetas por las que ha pasado en su ya dilatada carrera. El comienzo del disco es el que más nos puede retrotraer a sus primeros años, con un auténtico puñetazo en la cara nada más empezar como es el tema Revelation #12, uno de los temas más cañeros que ha dado Manson en años y que incluso contiene detalles que recuerdan a aquel lejano Portrait of an American Family (1994) con el que se dio a conocer hace ya más de dos décadas. Tras él llega Tattooed In Reverse, otro gran tema, pegadizo cachondo y marchoso pero más calmado y electrónico, más época Animals. A continuación el ya mencionado We Know Where You Fucking Live y Say10 del que ya se habían podido escuchar algunos extractos, un tema de comienzo e interludios inquietantes y un estribillo diseñado para ser coreado a voz en grito por el público en los directos.

Tras estos nos encontramos con Kill4Me. Planteado como segundo single es el tema más comercial y accesible del disco, con un sonido que bebe directamente de Depeche Mode y un planteamiento descaradamente popero y orientado a la radio, sin que por ello se trate de un mal tema en absoluto. Y nos situamos a mitad del disco con Saturnalia, una de las últimas incorporaciones dentro del proceso compositivo, un tema extraño, de ocho minutos de duración, que nos trae inmediatamente a la mente el rock gótico de los 80 y en especial a la banda Bauhaus, con una producción y base rítmica totalmente dominada por unas interesantes y omnipresentes líneas de bajo por las que van serpenteando las guitarras y teclados dando lugar a uno de los puntos álgidos del disco y haciendo que sea uno de los temas más interesantes. Tras este el intento algo descafeinado de caña que es JE$US CRI$I$ pasa un poco sin pena ni gloria, aunque aún así tiene algunos momentos interesantes, sobre todo en la parte de las guitarras que dan nuevamente el contrapunto a una línea de bajo omnipresente. En los tres últimos temas nos encontramos la parte más pausada y de romántica melancolía del Manson de discos como Eat Me, Drink Me (2007) o The Pale Emperor (2015). Mención especial merece el último de estos tres temas, Threats of Romance, que contiene unas estupendas melodías vocales y un teclado que es una auténtica delicia.

Fácilmente este Heaven Upside Down puede ser uno de los mejores discos de la reciente etapa de Marilyn Manson (con permiso de The Pale Emperor), a su favor juega la duración y número de temas, que lo hacen más directo y redondo, sin rellenos descarados y en definitiva más digerible que Born Villain (2012) y The High End of Low (2009). Este nuevo disco de Marilyn Manson cuenta con una producción estupenda, llena de detalles y matices, y cuenta con un buen puñado de temas, y aunque ni de lejos llega a la altura de sus obras maestras contentará a los seguidores que ya lo situarán más arriba o abajo en su podio personal según gustos. El Reverendo esta vez no inventa nada ni da una nueva vuelta de tuerca a su personaje, pero nos da un poco de todo lo conocido hasta ahora y esta vez sí, en su justa medida, algo que se agradece.


1. Revelation #12
2. Tattooed in Reverse
3. WE KNOW WHERE YOU F–KING LIVE
4. SAY10
5. KILL4ME
6. Saturnalia
7. JE$U$ CRI$I$
8. Blood Honey
9. Heaven Upside Down
10. Threats of Romance