Sello: Discos Macarras, Cosmic Tentacles.

Crítica por Rafa Diablorock.


Regresan Hela, cuatro años han tenido que pasar para ver la continuación de aquel “Broken Cross” que les abrió las puertas de un público sediento de doom de calidad. Con este esperado regreso discográfico vuelven las guitarras gordas, los riffs densos y las voces femeninas, aunque esta vez salidas de la garganta de Mireia Porto, que se unió a la banda en 2015 para ahora dejar patente que no sólo está capacitada para ocupar el puesto, sino que su aporte ha hecho ganar en versatilidad y agresividad a la banda.

Sin traspasar las directrices de su marcado estilo, Death May Die presenta a unos Hela decididos a enriquecer su propuesta con una mayor variedad de recursos e influencias. Seis temas repletos de pasajes introspectivos, composiciones mucho más inteligentes y una mejorada producción. Un oscuro y evocador viaje de riffs desbordantes, desde un comienzo rocoso de The Gateway, pasando por la ambiciosa y mutable Mother of Monsters, hasta llegar a las dos sobrecogedoras piezas centrales, Touched by Evil y Dark Passenger, que dibujan magistralmente el sufrimiento y la venganza a base de tensas estructuras progresivas y sobrecogedoras melodías vocales.

Bodies in Hell, breve y arrollador broche final de baterías desatadas, nos permite terminar de calificar a Death May Die como un disco soberbio, que retrata un universo propio de tal modo que ningún fan de la oscuridad y la pesadez en sus diferentes formas sonoras debería perderse. Posiblemente la mejor banda “de casa” por la que podemos presumir tratándose de estos sonidos, que nos regala un trabajo que debería dar mucho que hablar dentro y fuera de nuestras fronteras.


Hazte con Death May Die de Hela en su edición especial aquí.