Tras el accidente que le lesionó una pierna hace unas semanas, Marilyn Manson regresó a los escenarios el pasado fin de semana, y como no podía ser de otra forma, con polémica incluida. El domingo 5 de noviembre, en San Bernardino, California, se llevó a cabo el Knotfest, donde Marilyn Manson hizo su regreso triunfal, con la pierna aún inmovilizada y en una especie de silla de ruedas eléctrica que le permitía mantenerlo de pie y girar por el escenario. Manson también actuó en camilla, custodiado por dos supuestos enfermeros que lo custodiaban de frente al público durante buena parte del show. Los asistentes lo ayudaban a levantarse, sentarse, y lo cambiaban de vestuario en el propio escenario.

Llegando Sweet Dreams, lo montaron en una camilla y lo vistieron con una bata quirúrgica. El momento más polémico llegaría cuando interpretó su nuevo tema, “We Know Where You Fucking Live“, lo hizo sentado en una silla de ruedas convencional, mientras sostenía un fusil Kalashnikov (falso) con el que apuntó durante toda la canción al público, cantando por la mirilla del arma. Se trataba de un micrófono/muleta/AK47, que usó el mismo día que más de 26 personas fallecieron en un tiroteo que ocurrió en una iglesia de Texas. El lunes por la tarde, el cantante de 48 años emitió una declaración, diciendo:

En una época donde los tiroteos masivos se han convertido en la rutina diaria, se trataba de un acto teatral, un intento de hacer una protesta sobre la facilidad con la que se consiguen las armas semiautomáticas, y cómo se ha normalizado el que las veamos. Mi arte siempre ha sido una reacción a la cultura popular, y una forma de hacer que la gente piense sobre las cosas horribles que suceden en este mundo. El micrófono de apoyo que utilicé en el escenario me fue entregado con la aprobación de un oficial de policía. Empatizo con cualquiera que haya sido afectado por el uso indebido irresponsable y reprensible de armas REALES.

En cuanto a la salida de Twiggy Ramirez de la banda, Manson retomó su gira con el bajista de Mars Volta, Juan Alderete, quien también milita en Racer X. De momento, se desconoce si su permanencia en la banda tendrá continuidad.


#knotfest #marilynmanson

A post shared by @drunkenmaggot on


Relacionado:

Crítica: Marilyn Manson – Heaven Upside Down (2017)