Las bandas que tratamos en nuestros contenidos son reflejo de los gustos personales de todas las personas que formamos parte del equipo Diablorock. Desde que iniciamos esta andadura, y dentro de nuestro tres grandes pilares (rock, metal y alternativo), hemos tratado a bandas y artistas desde lo más clásico o popular a lo más extremo y underground, sin que nunca nos hayamos pensado demasiado la respuesta de la gente.

Personalmente, como director, me encanta echar un ojo a la página y ver en un mismo espacio contenidos de Cattle Decapitation, The Cure, Neil Young, Guns N Roses, Arctic Monkeys y Deicide. Sin embargo, hemos sufrido también algún rapapolvo por incluir en la web algún contenido de ciertas bandas que disgustan a un sector demasiado ortodoxo de nuestros lectores, alguno de ellos con berrinche irreparable:


 

 

Después de mucho tiempo observando vuestras reacciones, tanto en la web como en redes sociales, hemos elegido a los trece artistas más odiados por los metalheads más “true” que visitan esta casa, a los que por cierto queremos igualmente. A continuación exponemos los “cocos”, artistas que no pueden ser ignorados, que han de ser combatidos como infieles y que merecen el castigo eterno.

 


Vetusta Morla

La banda madrileña es tomada directamente como el enemigo. Muchos jamás la han oído, pero ese nombre, esa pinta, y verlos en festivales indies no debe ser nada bueno. Los de Tres Cantos tienen similitud en algunas de sus canciones con Radiohead, Dredg o Nine Inch Nails, pero algunos ven su nombre y saltan como un resorte.


Nickelback

Si hay que hacer un chiste de banda blandengue… ¿Cuál sería la mejor?, ¡Pues Nickelback hombre! Efectivamente nunca serán teloneros de Slayer, pero Nickelback son muy parecidos a Breaking Benjamin, 3 Doors Down o incluso Alter Bridge… que no tienen ese sambenito de banda metal blandengue por antonomasia. Ojo, hasta nosotros alguna vez le hemos dado un poco en el lomo, ¡pero ya vale!


Ghost

Si no te atrae nada de un grupo que tiene éxito, lo fácil es pensar que la razón de su fama está en sus buenos contactos, suerte, que son fruto de una moda o que hicieron una buena campaña de publicidad. Los insultos que se han llevado esta gente son precisamente un baremo para medir su enorme grado de exposición. Lo curioso es que con su primer disco tenían bastantes seguidores del mundo underground metalero, a quienes ahora no se les ve por ningún sitio. No hay más que ver lo que hacía su máximo compositor en el pasado (Me refiero a Tobías en Subvision) para entender que el lado pop de sus melodías siempre estuvo ahí. Pero cuando tocas para cuatro gatos desde un sello underground es una cosa…. y cuando llenas pabellones es otra.


Hamlet

Otra banda que el único defecto que ha tenido ha sido saborear las mieles del éxito (merecido) a base de trabajo y tesón. Una banda a la que en sus inicios llamaron hasta nazis con tal de desprestigiarlos, en un momento en que eran los únicos que hacían en España metal moderno con calidad internacional. No he visto en mi vida mayor cantidad de palos que se han llevado por cualquier chorrada infundada, la mayoría de las veces relacionadas con la envidia. Suerte que siempre han callado bocas sobre el escenario.


Bunbury

Otro que muchos ni se molestan en escuchar. ¿Este no está todo el día en las radios generalistas? Pues no hay nada que hacer. Seguramente si cantara en inglés sería la típica figura rockera de prestigio que se respeta aunque no termine de entrar en mis gustos; es una figura muy conocida **española**, suficiente para que lo vinculen con la farándula haga lo que haga.


Metallica

Meterse con Metallica podría considerarse deporte olímpico. A ver, tengo un ordenador y bufar es gratis… voy a cagarme en los más conocidos, a ver si así subo algún escalón imaginario. Metallica no son los mismos que eran en los 80… claro, y tú tampoco. Pero eso de “desde su primer disco…” o “desde la salida de tal músico…” apestan es una perogrullada que siempre queda bien. El deseo de hablar de ellos es tal, que alguien que lleva décadas sin escucharlos tiene que decir eso de “apestan”… o revienta.


Bon Jovi

El que Jon Bon Jovi esté en la diana de muchos es algo que se remonta a cuando hace décadas ya protagonizaba posters de la Superpop. No se puede ir de rockero, ser guaperas y cantar baladas, el éxito extramusical se paga con sangre. Nosotros seguiremos intentando encontrar algo disfrutable en sus nuevos discos, aunque algunos nos sigan preguntando que cómo se nos ocurre.


Mago de Oz

Creo que es la única banda de la lista que en realidad no gusta a ninguno de nuestros redactores, y por eso jamás hemos hablado de ellos. Precisamente es eso lo que no entendemos. ¿Por qué tanta gente los saca a la palestra gratuitamente simplemente para atizarlos? Es estilo muy diferente al que nos gusta, ¿y por eso hay que darles con la vara? Si estamos en un pub en mitad de Europa, y el DJ nos pone un tema de Mago de Oz como gesto de querer agradar por reconocernos españoles… ¿No será que es una banda que gusta a su público y hasta es capaz de traspasar fronteras? ¿Tan difícil es respetar eso?


M-Clan

Hablar de M-Clan son ganas de que salten chispas. De nada importa que tengan unos “early days” absolutamente geniales, de nada sirve que sus últimos trabajos se desmarquen de la radiofórmula. Si una vez tuviste un single de éxito, si alguna vez un tema tuyo disparó los números de ventas y sonó en todas las radios… ¡Ay amigo!, entonces has perdido la credibilidad con algunos, hagas lo que hagas y de por vida.


Deafheaven

A muchos les da igual que sean una banda que disco a disco tienda más a las raíces de un género como el black metal, no van a escucharlos de todas formas. Menudo pecado querer reinterpretar a tu manera un género de un modo atractivo para el público alternativo. De nada sirve si además tu indumentaria no está dentro de los cánones sagrados del género. Deafheaven son para muchos unos perros bastardos por el simple hecho de llevar gafas y no pintarse la cara, por el simple hecho de adaptar un género con nuevos elementos, por el mero hecho de “traspasar la línea” de lo tolerado por la ortodoxia, por muchos berridos y guitarrazos que den.


Foo Fighters

El grupo de éxito de un tipo que fue batería de la banda culpable de matar el hard rock en los 90… ¡a por ellos! Un tipo que no puede ser auténtico, porque vende mucho, porque se habla de él sin parar, y porque además tiene siempre la sonrisa en la cara. Da igual que todas las estrellas de cualquier género vinculado al rock hayan trabajado con él, o estén en cola para hacerlo, da igual que se deje el pellejo en el escenario con directos sin trampa alguna, da igual que pudiendo ablandar su sonido se mantengan desde los 90 en un estilo sincero. Si eres una de las caras reconocibles no entras en el club de los trues. Entendemos su sobreexposición, pero de ahí a la ristra de improperios que le lanzan…


The Beatles

Esta es muy sencilla… están sobrevalorados. Por supuesto, The Beatles no eran tan cojonudos como The Kinks, algo que sieeeeempre nos tenemos que tragar cuando hablamos de ellos. Haz una cosa, aunque nunca hayas oído nada de The Beatles que no sea en el Telediario, tú di que The Kinks merecían más ese prestigio… vas a quedar de puta madre. Pasa como con Metallica en el metal, o con Ghost entre los grupos de actualidad: “esta gente no puede ser tan grande y yo tener mi bocota cerrada”. Desde aquí sólo podemos decir que The Beatles deberían de ser asignatura obligatoria en infantil, primaria y en la ESO, y después ya analizamos la semántica de “sobrevalorado” y vemos si les encaja.


Axl/Dc 

La cantidad de sandeces que hemos podido leer respecto a este asunto es algo para recopilar y escribir un libro. Angus Young no sabe nada de lo que necesita AC/DC, no, lo sabe el listillo de turno que pide que se separen. Y si encima van y salen de gira con el gordo ese de la falda escocesa, entonces ya sí que no. Me quito el parche y no respiro. Da igual que Axl Rose diese una lección demostrando sobrepasar la más exigente de las expectativas, si no cuadra en una cabeza cuadrada… es que no cuadra en una cabeza cuadrada.


 

 

Próximamente: Las 10 bandas intocables… o te mato.