Nos llena de tristeza la situación que atraviesa la banda Decapitated, es un asunto que nos da mucha rabia, que es una desgracia repugnante termine como termine, a favor de la acusación o de los acusados. Hablemos en plata, hemos tratado personalmente con los miembros de la banda, no nos encajan las acusaciones y no podemos evitar empatizar con ellos, algo que junto a los pocos datos claros que nos llegan de su caso nos empuja, en inevitable inercia, a ver consistencias en su declaración de inocencia. Personalmente (y no hablo en nombre de todos los que escribimos en este medio) he de decir que no creo en la inocencia de nadie porque sea amable, me guste su banda o me guste su cara; la información que nos va llegando, y la actitud de la banda en su intención de buscar testigos de lo que pasó, no es suficiente para creer a ciegas en ellos, pero sí para poder confiar, moderadamente, en que la declaración de inocencia de la banda no suena a disparate. Muchos podrán decir que es una frivolidad, que es un comentario falto de empatía con las chicas que acusaron a la banda de algo tan grave como violación y secuestro, pero hoy quiero dejar plasmado un pensamiento que a muchos nos ronda por la cabeza. Desde que se inició este lamentable y asqueroso asunto hemos dicho que si finalmente se corrobora la acusación nos decepcionaría muchísimo la banda (lo contrario sería una monstruosidad) pero hoy queremos preguntarnos… ¿qué pasaría si se demuestra lo contrario?

La banda, además de estar pasando un calvario en prisión, parece que está totalmente sola, sin bandas amigas ni medios que apuesten por su inocencia. En España, la única voz a favor de la banda la dio la promotora que los iba a traer de gira, que a través de redes sociales manifestó sin titubeos que creían en su inocencia; horas más tarde tuvo que eliminar tal afirmación debido a las críticas de muchos usuarios. El sello no ha realizado comunicado alguno, en algunos medios se les ha echado la cruz totalmente, y en varias entrevistas que hemos realizado recientemente a otras bandas, hemos preguntado a por el caso a varios músicos que han rechazado responder sobre el asunto.

Parece que todos respetamos la presunción de inocencia, pero también caemos en un exceso de prudencia, un miedo a manifestarnos por un hecho que ni nos va ni nos viene, y nos puede traer inconvenientes que podemos evitar cerrando la boca; algo cobarde cuando tienes una clara posición al respecto y se trata de la libertad de un compañero. Esta misma semana teníamos el primer caso en el que un músico rompía claramente una lanza a favor de la banda, se trata de Peter Tägtgren (Hypocrisy), quien se atrevió a decir lo que pensaba de este asunto en Knac.com:

No puedo creer esta mierda. Creo que es una trampa. Quiero decir, conozco a Vogg [guitarrista del grupo] desde hace muchos años, hicimos una gira juntos hace once años, no puedo creer que lo hiciera, es el único que todavía está en la banda desde que giramos, pero yo dudo que los otros chicos también violaran a alguien. La situación parece de ciencia ficción, realmente dudo que lo hayan hecho, creo que es una confabulación de alguna manera. Todo es demasiado sospechoso para mí.

El problema es que si afirmas creer en la inocencia de la banda estás acusando indirectamente a las chicas que levantaron el caso, y eso muchos se lo toman como una agresión a todas las mujeres víctimas de abusos y violación, lo cual es totalmente erróneo. Apostamos por una política de NO TOLERANCIA y TOTAL REPULSA ante cualquier mínima situación de, no sólo violación o secuestro, sino acoso o comportamiento sexual inadecuado, no debería haber duda alguna, pero lo volvemos a recordar. Nadie quiere frivolizar ni presionar a las víctimas de este tipo de acusaciones, pero lo cierto es que, en este caso, la situación no nos cuadra en absoluto, sin que con ello se quiera que esta afirmación permeabilice a otros casos similares.

No entendemos cómo una banda de jóvenes polacos conocidos públicamente podrían ser tan estúpidos de ir cometiendo este tipo de delitos en EE.UU. aprovechando precisamente su condición de “famosos” y en su propio bus de gira. También es rara la manera en que se originó la acusación, después de que una de las chicas fuese detenida por la policía conduciendo ebria. Y lo más extraño, es que haya informes en poder de la defensa que demuestran que no es la primera vez que esta mujer ha dado denuncias falsas a la policía. Todo esto tampoco es suficiente para que nadie se posicione a favor de los cuatro miembros del cuarteto polaco, los cuales no cesan en hacer un llamamiento a las personas que estuvieron presentes en la noche en cuestión para que aporten luz a lo que pasó.

Este artículo en realidad viene motivado por recientes chistes de mal gusto que hemos visto en redes sociales, en los que se viene a comparar a Decapitated con “la manada”, cinco hijos de puta que permanecen en prisión acusados de haber agredido sexualmente a una joven durante los Sanfermines. Esta comparación me ha dado un asco tremendo. ¿Es el caso Decapitated equiparable al de unos acusados de cuya investigación han trascendido pruebas en vídeo y texto de su culpabilidad, conociéndose además que habían cometido este tipo de violaciones de manera reiterada? No podemos evitar que nos venga a la cabeza el pasado desgraciado de Decapitated, lleno de accidentes, muertes, comas irreversibles, etc.  Una banda eternamente castigada y que ahora podrían estar siendo injustamente acusados, además de olvidados por muchos de sus fans y por miembros de bandas que decían ser sus amigos.

Nergal de Behemoth también fue bastante sensato con sus comentarios acerca del caso, sin llegar a posicionarse del todo:

Conozco a Decapitated, y en mi experiencia, son un grupo de buenos muchachos, decentes y trabajadores. Si de hecho cometieron un delito, tendrán que lidiar con las consecuencias, pero POR FAVOR, respirad, contad hasta 10 y pensad antes de comenzar a estigmatizar, acusar y juzgar públicamente por algo que tal vez ni siquiera hicieron. Yo mismo fui arrestado, pasé la noche en una cárcel rusa donde mi pasaporte y mi teléfono fueron confiscados. Conozco ese sentimiento y puedo imaginar el horror y el trauma por el que están pasando ahora mis amigos. Espero profundamente que todo este caso termine positivo para ellos lo antes posible y que regresen sanos y salvos a casa.

A título personal, como director de Diablorock.com, sólo puedo decir que, una vez acabe todo, no dudaré en decir que me equivoqué en darles un voto de confianza a Decapitated si finalmente se les encuentra culpables, pero equivocarme al decir lo que pienso no me parece más erróneo que callarlo, por muy políticamente incorrecto que sea en estos tiempos. Y si al final se determina que la banda no es culpable de violación y secuestro, no nos sentiremos unos hipócritas al celebrarlo.


 


A continuación os dejamos con el historial de noticias relativas al caso:

El abogado de Decapitated: “Sus restricciones penitenciarias son inhumanas según el derecho internacional”

Decapitated matizan su acusación y reiteran su inocencia en un segundo comunicado