Das Seelenbrechen supuso un punto de inflexión muy criticado en la carrera del genio Ihsahn, en él apostó por la improvisación y se dejó llevar por el terreno del avant-garde. Voces limpias mezcladas con sus guturales “emperorianos”, pianos y trompetas contrastando con riffs demoledores, temas semi instrumentales alternados con dosis de black metal… todo ello y más salió de la mente de Vegard Sverre Tveitan. Un álbum para dejarse llevar, como con este hipnótico “Hiler“.