Sello: Nuclear Blast.

Escrito por Txiki Kilmister.


El tío Al y sus Ministry están de vuelta, tras la muerte de su guitarrista Mike Scaccia, y después de publicar su disco póstumo “From Beer To Eternity” en 2013,  el señor Jourgensen anunció el fin de la banda. De hecho creó otro interesante proyecto de metal industrial llamado Surgical Meth Machine, pero parece que donde más cómodo se encuentra Al es de vuelta con sus Ministry… y si encima en la casa blanca habita un tipo llamado Donald Trump en el que pueda centrar su ira, mejor que mejor.

En “Amerikkkant” nos encontramos a unos Ministry que retoman la senda oscura y pesada de trabajos como “Filth Pig” o “Dark Side of The Spoon”, de manera que es un disco en el que prevalecen los temas largos, pesados y viciosamente repetitivos, como la inicial Twilight Zone, Game Over o esa joya tituladaVictims of a Clown, donde es imposible no acordarse de Godflesh por esa espectacular base rítmica que recrea Tony Campos con su bajo. Pero “Amerikkkant” también tiene la suficiente variedad y dinamismo como para no saturar o aburrir al oyente, así tenemos temas como We´re Tired Of It, una canción rápida que encajaría a la perfección en un disco como “Rio Grande Blood”, Antifa, un corte muy típico de Ministry y que seguramente funcionará a la perfección en directo, o Wargasm, canción que cuenta con la colaboración de Burton C. Bell de Fear Factory y que tiene un estribillo con un aire muy Killing Joke.

Parece que al final lo que necesita Al Jourgensen para estimular su creatividad es que haya otro iluminado a la presidencia de los Estados Unidos, y si bien este trabajo no llega a la brillantez de su trilogía anti Bush, sí que supone una considerable mejora sobre sus dos últimos discos. En definitiva, “Amerikkkant” es un un buen álbum que será del agrado de la mayoría de los seguidores de Ministry, metal industrial con aire combativo, terreno en el que la banda se mueve como pez en el agua.