Así es el punk, indeseable, irritante, desagradable e inoportuno… como un blasfemo “Jesus is Dead” en pleno jueves santo. Un grano en el culo necesario para expiar nuestros males. Pisando lo fregado… y a propósito.