A mediados de julio volvimos a Viveiro para asistir a Resurrection Fest, por méritos propios el principal festival peninsular para todo amante de los sonidos extremos.

En 2015, su “X edition” la organización pretendía batir todos sus records. La cita contaba con un cartel ambicioso, con headliners de gran tamaño y con una seria especialización en “core” y metal. Pudimos atestiguar el crecimiento de público respecto a otros años, y la organización puede sentirse orgullosa teniendo en cuenta que consiguieron buena nota en las asignaturas esenciales.

El festival Gallego, que rompió todos los moldes el los últimos años ofreciendo unos servicios y un arropo al público inédito hasta entonces en nuestro país, continúa trayendo la flor y nata en cuanto a los géneros musicales establecidos en el festival. Se mantiene atenta a dar unos servicios jamás pensables en otros festivales cercanos, de tal manera que al lado de Resurrection parecen incómodas y frías máquina de hacer dinero donde lo último es el espectador.

¿Realmente hubo tanta diferencia entre la última edición y las anteriores? ¿Todo fueron cambios positivos a nivel organizativo? De todo ello trataremos en la siguiente crónica.

RESURRECTION FEST 2015 – VIVEIRO – 16, 17 y 18 de Julio 2015.


Aspectos generales:

El tronco organizativo es similar al de otros años, pero para la décima edición hubo algunas novedades. El recinto sigue siendo el mismo, salvo algún detalle, para lo bueno y para lo malo. Sinceramente esperaba mas zonas de wc y más barras. Sobre todo creo que han de arreglar el piso del recinto,  en el segundo Y tercer escenario me parece vital, de haber llovido volveríamos a tener problemas de barro y hay zonas que deberían de trabajar para que no sean un cúmulo de piedras. La decoración se mantiene adecuada. Los escenarios por estilos se mantienen pero troncando estilos (core en la carpa y metal en el segundo, acierto bajo mi punto de vista). El sonido bien, lo noté algo bajo, en general bastante bien pero es un capítulo en el que seguiría incidiendo. Los horarios si sufrieron algo más de solapes, aunque nada descabellado. Las colas casi no existieron. Los precios de la bebida se vieron incrementados y la gente se quejó bastante, aunque debemos recordar que Resurrection sigue siendo barato comparado con casi todo el resto de festivales. Un aspecto negativo es el formato de la zona Pandemonium, creo que hacer pagar un extra económico importante por un palco lateral y lejano no es muy razonable, y ello afectó también el ambiente en la zona de prensa, demasiado concurrida en ocasiones. Finalmente volver a recordar el punto a favor infinito que supone viajar a Viveiro, un pueblo como siempre volcado en hacerte sentir confortable. La sensación de estar en el mejor festival de nuestras tierras es innegociable. Volveremos a buen seguro.

JORNADA 0: MIERCOLES

Si señor, este año cuatro días. El día previo al inicio oficial las puertas se abrieron para una fiesta presentación con varios conciertos, entre ellos dos grandes nombres. Cuando digo abrieron puertas lo digo literalmente, y entre el público se podían ver familias y curiosos del pueblo, algo que a mi me hizo bastante gracia aunque algún “pureta true” estuvo a punto de cortarse las venas por ello. PRO-PAIN me encantaron, sonaron genial, los americanos son divertidísimos en directo, muy potentes y musculosos, y con su tono groove y machacón convencieron a base de riffs y pegada.BIOHAZARD tuvieron un inicio con algún contratiempo pero una vez superado dieron caña de la suya. Siempre es un gustazo ver como llenan el escenario, Bobby Hambel con sus molinillos y Billy Graziadei con su explosiva energía, en continua interacción con el público. Dos geniales bolos para ir calentando al personal.

JORNADA 1: JUEVES

el primer concierto que pudimos presenciar tras acomodarnos fue el de SOULFLY, me resultaron una mala parodia de si mismos. Muy blandengues. El meter a dos hijos de Max, con falta de rodaje evidente y muy limitados técnicamente, no creo que ayude a una banda a la que haciendo esfuerzos ya apenas encuentras creíble en disco. En directo ya solo se sostienen a base de intentar detonar clásicos, que en las manos sudadas de los actuales acompañantes de Max son pólvora mojada. SUICIDE SILENCE si sonaron muy convincentes, mucho más duros de lo que los imaginaba, ofrecen un sonido muy electrizante. Su frontman cumple a la perfección, se metieron al público en el bolsillo sacando a escenario a los niños del resukids (como los vea Max los ficha para Soulfly). REFUSED hicieron una buena actuación, bordaron los temas, aunque reconozco que soy alguien que no los termina de disfrutar en disco, por lo que me dispersé bastante con ellos. Su himno New Noise fue unos de los momentazos del día. DECAPITATED fueron lo mejor de la jornada del Jueves en mi opinión. Menudo músico es su guitarrista Vogg, difícil ver un guitarra tan creativo y que clave de esa manera su personal y complejo estilo. Me guardo un momento de la actuación con Vogg haciendo tapping mientras el resto le daban durísimo al martillo pilón, sobrecogedores, a igual del sonidazo milagroso que consiguen con su clásico Spheres of madness. BLACK LABEL SOCIETY hicieron una actuación fabulosa, Zakk se echa sobre los hombros todo el peso escénico, y le sobra imagen y carisma para prestar al que le falte. Encontré al rubio más delgado, con una estupenda voz, sin abusar de tonos nasales (como le escuché en otras ocasiones) y dando una lección de guitarrazos y armónicos. Por contra diría que el solo de guitarra fue un poco excesivo, y a veces daba la impresión de ver a Zakk con el “piloto automático” a la hora de no entregarse al 100%. CANNIBAL CORPSE fueron lo esperado: Unos animales. Sinceramente sufro viendo el exceso al que George “Corpsegrinder” Fisher somete su cuello, ya se que lo tiene bien entrenado, pero me duele ver cada sacudida de quijotera que pega. El inicio del concierto con temas de medio tiempo me supo a gloria, al igual que Hammer Smashed Face, preciosa balada para acabar la jornada.

JORNADA 2: VIERNES

El viernes era la jornada preferida para los amantes del thrash old school y crossover. Empezaron IRON REAGAN, dejándose la piel con sus certeros ataques de thrash macarra y directo, les siguieron DR. LIVING DEAD, los Suicidal Tendences de escandinavia, con algún problema de sonido (mas cosa de monitores hacia dentro que para los asistentes), pero que se fue solventado sin mayor problema gracias a un pipa de lujo con el que contaban: Guillermo Izquierdo de Angelus Apatrida, quien en los compases finales de la actuación hizo un tema con ellos mientras el guitarra de la banda hacía el cabra en el circle pit. KADAVAR dieron un muy buen bolo, pero entre que el público no respondía demasiado y que el bajista parecía que estaba cumpliendo condena, palideció un poco su actuación. TOXIC HOLOCAUST volvieron al registro Thrash áspero que reinó el Viernes, Joel Grind se ha pasado al bajo, y ahora tienen un guitarrista fabuloso, los americanos cumplieron con creces y técnicamente fueron la mejor banda Thrash del día. LuegoD.R.I. (Su atípico bajista Harald Oimoen es todo un personaje) que mostraron la razón por la que han influido en tanta gente, sus clásicos suenan igual de frescos y potentes que los de los jovenzuelos que previamente he comentado.MOTORHEAD congregaron el mayor número de espectadores, y Lemmy (tras el fláccido concierto que les vi en Francia semanas antes) estuvo a la altura pese a su ya conocido estado de salud. Si bien es cierto que la banda sonó algo ralentizada, vi a unos Motorhead dignos y ofreciendo un auténtico conciertazo de rock and roll, un placer ver semejante banda capitaneados por una de las más autenticas leyendas que nos quedan. Sonrisas de oreja a oreja, arriba y abajo del escenario. NUCLEAR ASSAULT estuvieron correctos, pero ya eran demasiadas bandas del mismo estilo vistas el mismo día, y los estadounidenses quizá fueron los mas aburridos de entre ellos. CHILDREN OF BODOM es una banda que cae en picado, cada vez que los veo están peor, el batería pincha en casi todos los temas, miras al teclista y quieres suicidarte, y el “giganton” Alexi Laihlo poco puede hacer el solito, un horror en posiblemente la peor actuación del festival. Posteriormente llegue para ver los últimos minutos de TERROR, quienes sonaban a lija pura, lástima no haberlos visto más tiempo. IN FLAMES fueron la gran sorpresa del festival, no esperaba mucho de ellos pero dieron un señor concierto, el montaje de luces led es espectacular y completamente distinto a todo lo que he visto. La banda sonó perfecta, rozando lo aséptico. Anders Fridén conoce sus limitaciones vocales e hizo esfuerzos solo hasta donde sabe que puede llegar, y hasta los temas más moñas de su último trabajo sonaron potentes. Posiblemente su actuación es de la que más comentarios positivos escuché a posteriori.

JORNADA 3: SABADO

El siempre triste último día de festival empezó con la banda más alegre, SKINDRED, que provocaron el bailoteo de todos los asistentes, Benji es ya un especialista en manejar mareas de gente, y con los pegadizos temas de su repertorio lo tienen fácil para crear el fiestón que allí vivimos. Divertidísimos. Tenía muchas ganas de ver a NE OBLIVISCARIS, y tras ver un par de temas puedo afirmar que el mejor de todos fue el bajista, ya que no pudo viajar y se quedó en Australia. Reaccioné rápido abandonándolos y fui a ver a MERAUDER, de lo cual me alegro enormemente ya que ofrecieron un señor bolazo de Hardcore con un par. Muy contundentes y con un frontman muy comunicativo y enrollado hablando en español. HEAVEN SHALL BURN estuvieron muy bien, aunque quizás adolecieron de un repertorio más variado. La que formaron con su circle pit de record alrededor de la torre/mesa fue buena. MOONSPELL contaban con un público amigo, y se notó. Su actuación fue notable aunque para mi gusto el teclado restaba un poco de fuerza a las cuerdas. De lo más elegante del festival sin duda. DANKO JONES hicieron todo lo que pudieron para no desentonar y convencer a los asistentes, pero creo que estaban completamente desubicados y no terminaron de conectar con nadie. DARK FUNERAL nos taladraron los tímpanos, el volumen más extremo del festival. La banda sonó muy bien pero salvo en las partes pausadas introductorias nos sobrecargaron de black metal ortodoxo a toda pastilla, el cual mola, pero algo de dinamismo le hubiera dado a su actuación algo mas de lustre. KORN también tenían al publico de su lado, y tocar su debut íntegro fue todo un puntazo. La banda sonó genial, con un Fieldy omnipresente y un Jonathan Davis excelente en la voz, curiosamente las que más me gustaron fueron las “raras” del disco, Daddy, Helmet in a bush o Predictible en directo sonaron deliciosamente retorcidas. Se me hizo muy corto y vi como la gente disfrutó de principio a fin. Los bises, con tres hits de la banda redondearon una cita inolvidable y difícilmente repetible. BEHEMOTH posteriormente dieron un concierto digno de la corona del festival. Los polacos cobran un tamaño mastodóntico en vivo, conjugando temas de su exitoso The Satanist con sus clásicos pulidos para el directo. La formación es una maquina perfectamente engrasada de dar mazazos, suenan muy poderosos. El aura que crean con su sonido, imagen y luz es sobresaliente, y eso que no contaron con toda su decoración y pirotecnia. El magnetismo que consiguen es increíble teniendo en cuenta las ropas y maquillajes tan estereotipados que llevan, abruma el modo en que en ellos encaja tan perfectamente. El final con la banda tocando O Father O Satan O Sun portando máscaras para posteriormente desaparecer en una nube de humo nos dejó a todos con cara de tontos. Cerraron el festival unos FEAR FACTORY certeros y poderosos, con un Burton como siempre colosal en lo agresivo y limitado en lo melódico. Dino es un crack de las 7 cuerdas y verlo en acción es siempre un gustazo. Tony Campos les da un toque singular en lo que a estampa se refiere. El final con los clasicos deDemanufacture fue de una calidad y contundencia sorprendente. Broche final perfecto para una fabulosa décima edición.


 

Texto: Pro-Noise
Fotos: Resurrection Fest

Corregir Edit this article.