Por Kashmir.
Sello: Spinefarm

Han pasado justo 20 años desde que Zakk publicase su primer álbum en solitario, y es que aquel “Libro De Las Sombras” fue un disco clave en el desarrollo de la identidad de Wylde, más allá de ser el guitarrista de Ozzy, y tras aquella joya de “Pride & Glory”. En esta segunda parte nuestro querido rubiales ha estado trabajando desde que desactivó Black Label Society tras la gira con el “Unblackened” la pasada primavera, grabando y produciendo el disco en su estudio casero ‘The Black Vatican’. Volveremos a ver su lado más instrospectivo, manejando el folk rock clásico, y sus acústicas que siempre tiene alrededor porque, como él mismo dice, “es simplemente genial para mis chuletas”.

Autumn Changes” abre sonando horrores al “Black” de Pearl Jam, hasta que el órgano se apodera del tema y las acústicas, piano y los arreglos de cuerda nos retrotraen al disco original; Zakk nos embauca con voz melancólica y hacia el final se marca unos exquisitos punteos made in Allman. Primera prueba de fuego superada, pero sin nota. En “Tears Of December” vuelve a comandar el órgano exactamente igual, y Zakk sigue con vez sentida pero sin garra; tema muy Gregg Allman también, bonito pero sin brillo. Esto no termina de arrancar. Con “Lay Me Down” el ritmo y patrón vuelven a ser el mismo, tratamiento y melodías vocales planas, casi con desidia. Apenas acabamos de empezar y ya se hace inevitable pensar en el “Book Of Shadows I”, donde Zakk canta con muchísima más soltura y emoción, y los arreglos, variedad y riqueza de los temas se antojan a años luz de este trío inicial. Menos mal que el solo es marca de la casa y eleva el tema. ¿Es hora de alarmarse?zakk

Bueno, pues muy a mi pesar así van cayendo un tema tras otro, en un constante deja vu, un día de la Marmota donde el melancólico Zakk nos arropa con la mantica y nos sigue cantando nanas en este álbum donde intenta hacer baladas insulsas en serie a lo Skynyrd o Allman, coloca sus solos y poco más podemos rascar. Deseo con todas mis fuerzas que acabe este suplicio, aunque no quiero que me malinterpretéis, aquí hay clase y calidad, pero adolece dramáticamente de cualquier climax. Quizás en alguna situación de hilo musical de una romántica velada o charla amigable degustando unos tragos de bourbon, cobre más sentido y encaje mejor el álbum. Su sepultura se la da ese primer capítulo, en la que cada tema supone un clavo a este segundo. Me fastidia soberanamente ser tan duro, pero es que hasta “Sleeping Dogs”, el single con el que nos hizo la boca agua, nos lleva al engaño, ya que en el contexto del disco es otro tema más, aseado, bonito y con esos solos donde se saca el hacha y se peina la barba con ella. Puede que el disco sea conceptual, y consista en un tema dividido en 14 partes. Desde luego lo mejor ha sido haber recuperado, saboreado, disfrutado y comprobado lo enorme que es la primera parte.

Mi primera intención era calificar el álbum con una nota más dura, pero mi percepción del álbum ha mejorado, ya que ante mi incredulidad he escuchado el disco más veces, aflorando positivamente detalles y pudiendo diferenciar y degustar mejor las canciones. Mantengo que en esta secuela de “El Libro De Las Sombras” hay más sombras que luces, pero aún así impera la elegancia y el buen hacer. Definitivamente es un disco más de estilo que de temas.


zakk-wylde-book-of-shadows-ii1. Autumn Changes
2. Tears of December
3. Lay Me Down
4. Lost Prayer
5. Darkest Hour
6. The Levee
7. Eyes of Burden
8. Forgotten Memory
9. Yesterday’s Tears
10. Harbors of Pity
11. Sorrowed Regret
12. Useless Apologies
13. Sleeping Dogs
14. The King