Sad Wings of Destiny“, para algunos el disco que apuntilló definitivamente el Heavy Metal. Para otros directamente el mejor y primer disco del género. En cualquier caso es un disco legendario para llevar como estandarte del olimpo Heavy Metal, piedra angular absoluta del estilo. Trabajo básico para entender la irrupción posterior del NWOBHM, que le debe todo a este disco.

La grabación tuvo lugar en los Rockfield Studios de Gales a finales de 1975. Mezclado en los Morgan Studios de Londres en enero 76. Como curiosidad, comentar que en la estancia de la banda en el los estudios,  K.K. Downing (guitarrista)  presentó sus respetos a Michael Schenker, quien también grababa con UFO “No Heavy Petting en otra cabina de las instalaciones.

Disco publicado tal día como hoy en 1976, terminó convirtiéndose en su último trabajo con este sello independiente Gull Records. En su momento recibió críticas tibias -en la revista Popular 1 se reseñó como un disco que se hacía pesado-, aunque el tiempo lo colocó como uno de los álbumes más influyentes del género, en un mano a mano con el homónimo de Black Sabbath.

El periodista Martin Popoff realizó unas votaciones multitudinarias, a fans de todo el mundo, para clasificar los mejores discos de metal de cara a ordenar sus libros The Top 500 Heavy Metal Albums of All Time y The Top 500 Heavy Metal Songs of All Time.  En los resultados las canciones de este disco lo encumbran en el puesto 15 de álbumes con más votos.

Repleto de himnos gloriosos, Judas Priest terminó de asentarse en un estilo rotundo, dando un enorme salto cualitativo tras la anterior indeterminación de su álbum debut Rocka Rolla, y en cuya gira por cierto -1975-, ya tocaron la gran mayoría de estas canciones. Victim of Changes, The Ripper, Prelude, Epitaph… todo himnos inmortales. Con un trabajo de guitarras impecable y un Rob Halford que forja su leyenda en un desbordante derroche de voz; que modula de un modo agresivo, meloso, triste o desatado con pasmosa facilidad. Para que una legión de fans en todo el mundo lo termine encumbrando como el único Metal God.

Después de este disco la banda seguiría en la misma senda victoriosa, pero a pesar de eso, sin Sad Wings of Destiny, un disco imprescindible como pocos, la evolución del Heavy Metal no se hubiese producido como conocemos. Una piedra angular de escucha obligatoria.


judas.sad

Victim of Changes
The Ripper
Dreamer Deceiver
Deceiver
Prelude
Tyrant
Genocide
Epitaph
Island of Domination