Icono del sitio DiabloRock

Crítica: MGMT – Little Dark Age (2018)

Sello: Columbia.
Por Beto Lagarda.


Atención, ¡MGMT ha vuelto! Tras una larga travesía por el desierto, tras dos álbumes totalmente imprescindibles y con nuestra mirada siempre puesta en el lejano Oracular Spectacular (2008) el dúo de Middletown se ha sacado un as bajo la manga silenciando a todos los que les daban por muertos.

A estas alturas MGMT no deberían necesitar presentación alguna, quien más quien menos ha escuchado el pelotazo que supuso su álbum debut y ha disfrutado de temas como Kids, Time to Pretend o Electric Feel. Víctimas de su propia fama y juventud, el dúo formado por Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser pecó de grandilocuencia compositiva y el mundo entero perdió el respeto hacia ellos.

Ahora regresan sin titubear, sin inventos, readaptando su sonido al nuevo Indie Psicodélico, uno de los estilos más en forma del momento, sin olvidar su profeso amor al synth ochentero. La banda ha recuperado las ganas de crear música y de gustar, y se nota en la calidad de casi todos los temas del nuevo trabajo. Temas como el homónimo y pegajoso Little Dark Age, Me and Michael con ese olor a discoteca ochentera, When You Die o Hand it Over son una muestra clara del gran retorno de la banda. En el disco encontramos diez temas en casi 45 minutos, uno de ellos totalmente instrumental.

Sin llegar al gancho compositivo de Oracular Spectacular, MGMT nos regalan posiblemente su trabajo más maduro hasta la fecha, un trabajo con melodías efectivas y sencillas, llenas de matices y con un repaso estilístico a diferentes décadas pasadas. Temas y letras en consonancia al estado actual de Andrew y Ben, que han pasado de una loca adolescencia con estrellato inesperado a ser una banda madura de futuro.


 

 

Salir de la versión móvil