Avatar.
Miercoles 13 de junio de 2018.
Sala Paris 15, Málaga.
Bandas invitadas: Megara y Killus
Promotora: Madness Live.

Fotos y texto: Rafa Diablorock.


Cuando una banda viene a tocar por España, y la gira sale bien por las ciudades más grandes, es una suerte que existan promotoras valientes que busquen nuevos huecos de agenda para que regresen lo antes posible a otros puntos de nuestro país. Es el caso de Avatar, que hace escasos meses arrasaron en las primeras fechas de presentación de su último disco, Avatar Country (Century Media), y la pasada semana volvieron a presentarlo a sus fans ampliamente en nuevas ciudades, esta vez acompañados por dos bandas nacionales, Killus y Megara.

Todo un acierto la elección de las bandas acompañantes de esta gira, inicialmente Killus con su fresco metal industrial, presentando con formidables tablas su último “Imperator” y llenando el escenario con sus vistosos atuendos, con un sonido compacto y electrizante. Junto a ellos Megara, otra banda de enorme desparpajo que también defendía un disco recientemente publicado, “Aquí Todos Estamos Locos”, potente y melódico trabajo en el que su vocalista Kenzy se muestra como principal protagonista, como igualmente demostró en su presentación en vivo, en la que la frontwoman se vació completamente.

Avatar es una banda con la que conectas definitivamente en vivo, algo que se supone común en todas las bandas de rock, pero que en su caso sucede de manera extraordinaria. Ya los conocíamos en vivo, pero sin embargo el lanzamiento de su último trabajo,  Avatar Country (Century Media), nos volvió a generar dudas. Y es que la principal fortaleza de la banda, su caracter polifacético y multicolor, a veces descoloca en sus registros de estudio, siendo sin embargo en sus presentaciones en vivo cuando el quinteto dota de cierto hilo conductor a su concepto, dando todo el sentido a sus canciones. De modo que cuando “El Rey” salió a escena y desde su trono empezó la sucesión de solos del tema Legend of the King las dudas desaparecieron de un plumazo.

Posteriormente apareció el resto de la orquesta de élite de Avatar, que terminó pronunciándose nuevamente de modo superlativo en una acojonante sala Paris 15 (¿la mejor sala de España?). Los suecos ofrecieron un vistoso y sólido show, con un acertado repertorio en el que los nuevos temas se intercalaban de manera dinámica con el resto de gemas de su extensa discografía, presentados con su espectacular puesta en escena, acertando cada nota de manera milimétrica sin para de desparramar por el escenario. Algo que también temía era que la banda se excediera en su teatralidad, algo que por suerte no sucedió; la banda tiene la suficiente astucia como para no pasarse de frenada, de modo que el show escénico es compatible con lo que se espera de una banda de metal de tanto voltaje.

Un deleite para cualquier melómano descubrir las múltiples influencias de su sonido, que nos hace guiños a bandas tan dispares como Iron Maiden, In Flames, Faith No More, AC/DC, Devin Townsend, Pantera o Mr. Bungle… como en la particularmente brillante Puppet Show, en la que Johannes nos dejó sentados de culo soplando su trombón de varas. Entrega al límite, público enloquecido, sonido y luz impecables y más de 100 minutos de excelencia que acabaron con una Hail the Apocalypse que por mí podrían haber alargado 30 minutos, ¡qué riffs!

Lo tienen todo para conseguir la corona, y no nos referimos sólo a la de Avatar Land.


DiabloRock