Asistimos a la segunda edición del festival madrileño Garage Sound Festival, el cual este año nos presentaba un cartel delicioso para los amantes del hard rock, y que volvería a contar con numerosas actividades relacionadas con el mundo del motor.

Garage Sound Fest.
II edición – 8 y 9 de junio de 2018.
Auditorio Miguel Ríos, Rivas (Madrid).

Crónica por Daniel Álvarez.
Fotos: Juan Morillas.


Apenas pude disfrutar de los últimos compases de la banda que abría el festival, los ingleses Stone Broken, con la siempre difícil papeleta de abrir la lata a los siempre escasos primeros asistentes, quienes por otra parte parecían agradecer el esfuerzo de esta joven nueva promesa británica.


Llegaba el turno de Mammoth Mammoth y su rock sucio y duro de sudor y cerveza. Los australianos dieron un buen show en el que consiguieron animar al público, sin duda gracias a su frontman Mikey Tucker quien no dudó en bajar varias veces y pasear entre los espectadores, y hasta escalar buena parte del escenario. La parte negativa de su actuación fue el sonido que tuvieron, un tanto bajo, poco nítido y creando bola por momentos. Algo que pensamos que para la siguiente banda estaría solucionado, pero no, el mal sonido fue una constante durante los dos días de festival.


Los siguientes en salir al escenario fueron The Temperance Movement, quienes venían presentando su nuevo disco A Deeper Cut. Sin duda alguna eran la banda de esta primera jornada que más ganas tenía de ver, y no me defraudaron. Liderados por el cantante Phil Campbell comenzaron su actuación con Only Friend para a continuación empezar a presentarnos el nuevo disco con dos temas como Love And Devotion y Caught In The Middle. A estas alturas Phil Campbell nos tenía hipnotizados con su voz mientras que la banda interpretaba a la perfección cada tema. La fina lluvia que cayó durante su concierto le dio unos tintes un tanto más épicos por momentos. Excelente concierto el que cuajaron con únicamente dos peros: el bajo sonido que recibíamos estando en las primeras filas, y el que se dejaran sin tocar Backwater Zoo por falta de tiempo.


Nulas expectativas en el concierto de Hardcore Superstar tras una pésima experiencia que tuve con ellos en directo hace unos años, pero consiguieron convencerme ¡y de qué manera! Los suecos gozaron, de largo, con el mejor sonido del día, sumado a una buena actitud en el escenario y a los grandes temas con los que cuentan en su haber, derivó en uno de los mejores conciertos del primer día del festival. La recta final de su concierto, encadenando Moonshine, We Don´t Celebrate Sundays y Above The Law, hizo que el público se rindiese a ellos con una gran ovación.


Tras los saltos de las motos en el Freestyle Show sería el turno de los cabezas de cartel de la jornada: Buckcherry. Un concierto que fue una decepción absoluta. En cuanto Josh Todd tomó el escenario el público le arengó y recibió con una sonora ovación, pero el problema llegó cuando abrió la boca. Una voz ronca que le hacía no llegar a ninguna nota fue la constante durante todo su concierto. Eso sí, físicamente excelente y con sus bailes marca de la casa. La otra parte negativa del show fue un setlist fatalmente escogido, con un solo tema de su disco debut, que para mí es indudablemente su mejor trabajo. Ese tema fue Lit Up, con el que al menos conseguían que el público olvidase un poco la voz de Josh Todd y se centrase en corear el ya mítico estribillo. De la banda poco que decir, ya que, aún con la baja de Keith Nelson sonaban muy compactos y engrasados. Gluttony y Crazy Bitch fue otro momento de repunte del show, tras el cual abandonaron momentáneamente el escenario para luego regresar a interpretar un par de temas más. El fin del concierto vino dado por la versión de The Doors Roadhouse Blues.


De nuevo sería momento para otro Freestyle Show y a continuación llegaría la actuación del canadiense Danko JonesCon un telón de fondo que nos presentaba su último disco, Wild Cat, salieron al escenario cargados de actitud, potencia y rock n roll. Hay que decir que tenía un poco de “miedo” al concierto de Danko Jones; ¿Se enrollará y nos dará un discurso tras otro? ¿Hará el numerito de la horchata? Pues al final ni una cosa ni la otra. Durante el tiempo del que disponían se dedicaron a encadenar un tema tras otro, teniendo un sonido aceptable y la mejor de las actitudes posibles. Imposible controlarse y no hacer air guitar o saltar o corear cuando suenan temas como First Date, There´s Gonna Be A Fight Tonight, Lovercall o Had EnoughtEl punto y final a su concierto se puso con My Little RnR de su citado último disco, un final un tanto abrupto ya que parecía que Danko Jones tenía más temas preparados, marchándose de manera rápida del escenario. En cualquier caso un grandísimo bolo del bueno de Danko Jones.

La última banda en saltar al escenario en la primera jornada del festival serían Motorjesus, quienes con su potente rock intentaron animar a los valientes que aún seguían en pie en el recinto. Fue un bolo correcto, aunque su actuación se podría resumir con aquello de “mucho ruido y pocas nueces”, ya que a veces creaban una bola de sonido en la que era muy difícil distinguir algo. King Collider, de su nuevo y último disco Race To Resurrection, o Motor Discipline fueron algunas de las canciones que interpretaron en su actuación, para finalmente acabar su concierto haciendo un medley en el que sonaron Rock You Like A Hurricane, Living After Midnight y T.N.T.


Tras esto tocaba la vuelta a casa para descansar, reponer fuerzas y prepararnos para la jornada del sábado

Crónica y fotos de la segunda jornada de Garage Sound 2018 aquí.

 

DiabloRock