Down es una banda especial para los que hacemos DiabloRock. Somos un colectivo variopinto con el que abarcamos un amplio abanico de sonidos dentro del rock, alternativo y metal, pero hay bandas en las que todos coincidimos y pivotamos, y una de ellas es Down. En las próximas semanas dedicaremos un poco de espacio a rememorar por qué Down es una de nuestras bandas preferidas. O como nos gusta decir a nosotros, una de nuestras 1.000 bandas preferidas… ocupando los primeros puestos.

Escrito por Nacho García y Rafa Diablorock.


Down – Nola. Un homenaje a Nueva Orleans.

En 1995 se editó “NOLA”, un descomunal disco que pilló a todo el mundo por sorpresa. ¿A todos? Antes de que llegara la mitad de la década de los 90, una generación de futuros metalheads de por vida nos enamoramos de Pantera, Corrosion of Conformity o Crowbar con discos como “Vulgar Display of Power”, “Deliverance” o “Times Heals Nothing”, y cuando en varios magazines de la época se empezó a hablar de una banda formada por miembros destacados de esas tres bandas nos rendimos casi de inmediato a ellos sin apenas haberlos oído. La banda en realidad llevaba formada desde hacía muchos años, siendo un divertimento de Phil Anselmo (Pantera) y Kirk Windstein (Crowbar), amigos desde la infancia, junto a Pepper Keenan (Corrosion of Conformity). La banda se empezó a juntar a principios de los 90, cuando los compromisos de sus respectivas bandas se lo permitían. Los temas eran escritos principalmente por Phil Anselmo y Pepper Keenan, aunque con una caída pesada en las guitarras prototípica del sonido Crowbar, con el sello innegable de Kirk Windstein, quien se ocupaba principalmente de los arreglos y solos de guitarra. Kirk nos dijo en una entrevista:

Bueno, es un proceso muy sencillo. Los chicos y yo nos solemos juntar en el local, nos sentamos en circulo y Pepper trae una idea, o yo tengo otra, ¿lo probamos? ¿OK? ¿Mola? ¡mola! Es un proceso de puesta en común, muy democrático y si las ideas nos gustan seguimos adelante y si no se desechan. Phil es el único responsable de las letras, pero no solo de las letras, también de sus melodías. Phil confía plenamente en mí y en los chicos para la música, pero para las letras y las melodías es muy suyo.

De 1991 a 1993 la banda lanzó tres demos, una demo de tres pistas (1991), una de cuatro pistas (1992) y una demo de diez canciones (1993). Originalmente, la banda se movió en círculos underground haciendo circular su primera maqueta de tres temas, “Losing All”, “Temptations Wings”y “Bury Me in Smoke”. En un intento de construir una base de fans que respondiese a la calidad del grupo y no a la fama de los músicos que formaban la banda, regalaban su demo preguntando a fans y músicos si alguna vez habían oído hablar de una banda llamada Down, sin decir que eran ellos quienes estaban detrás de todo. De esta manera, James Hetfield (Metallica) se hizo fanático de Down desde la primera vez que Pepper le hizo llegar sus primeras grabaciones, y en alguna ocasión hasta se hizo fotos promocionales llevando camisetas con el conocido logo de la banda de Nueva Orleans, antes incluso de que se editara su disco debut. Finalmente, la cinta de la demo original se distribuyó en todo Estados Unidos y Down tocaron un pequeño concierto en su ciudad natal. Un ejecutivo discográfico de Elektra Records asistía al show y firmó con ellos un contrato. La banda comenzó a grabar el álbum en el verano de 1994 en los Ultrasonic Studios de Nueva Orleans, Louisiana, y completó las sesiones de grabación en enero de 1995.

Trece canciones donde se mezcla de un modo magistral la esencia de Black Sabbath, Corrosion of Conformity y Crowbar. Los riffs atronadores, la base rítmica martilleante y la descomunal voz de Phil daban forma a un disco atemporal donde la paleta de diferentes matices creaban un viaje maravilloso. Las guitarras de Pepper y las voces de Phil que todos conocemos estaban ahí, pero ese tono grave y pesado de Crowbar lo embadurnaba todo creando algo distinto a Pantera o Corrosion of Conformity, algo que inicialmente decepcionó a algunos fans.

Además, ahí estaban Todd Strange con sus más de 200 kilos de peso al bajo, y Jimmy Bower, el gran tapado en la banda en sus principios. El excepcional batería es dueño de los tempos pantanosos marca de la casa, y con el tiempo terminaría confirmándose como uno de los pilares esenciales en las composiciones del supergrupo. Y por supuesto Phil Anselmo, que nos mostraba su registro más melódico sin perder apenas agresividad. El mundo descubría a Down, un vigoroso monstruo de 5 cabezas salido del charco mas hediondo a orillas del Mississippi, dando su particular visión del sonido sabbath, el southern rock y el doom. Al principio la banda no tuvo ni idea del creciente interés que los fans tenían por ellos, suponiendo una agradable sorpresa:

A principios de los 90 nos juntamos algunos de nosotros para tocar y comenzar con la banda. La idea de Pepper era hacer una demo con tres temas y ver que pasaba. Yo llegué con el nombre de Down, que para nosotros quiere decir sin sentido, desorientados. En fin, hicimos esas tres canciones en una semana y repartimos la maqueta en algunos conciertos. Y poco tiempo después ¡¡BAM!!, todo el mundo sabía quiénes éramos. Así que tres canciones se convirtieron en seis y así hasta que nos plantamos con trece. Grabamos el disco y vendimos más de medio millón de copias en todo el mundo, lo cojonudo es que solo tocamos dos semanas por los Estados Unidos completamente fumados. ¡Fue increíble!” (Phil Anselmo).

Todavía recuerdo (Rafa) ir cada viernes a la tienda de discos y preguntar al dependiente si había llegado el puñetero disco. Me había enamorado de Down sin haberlos escuchado, únicamente por haber leído acerca del proyecto en revistas, cayendo rendido absolutamente a ellos la primera vez que los escuché en la radio, cuando sonó “Temptations Wings” en La Emisión Pirata… ¡Esto es Crowbar pero con un cantante versatil!

Cuando tuve el disco en mis manos no me lo podía creer, ahí estaba la pegatina: Down are: Philip Anselmo, Pepper Keenan, Kirk Windstein, Todd Strange, Jimmy Bower. Años más tarde alguien entró en mi garaje rompiendo la ventanilla de mi coche y robando el radio CD. Si algo me molestó no fue el destrozo de la luna, ni el que me quedase sin reproductor CD, ¡sino que se había llevado el Nola dentro! Por suerte, la policía localizó al ladrón al poco tiempo, con la tremenda suerte de que encontraron mi radio y me la devolvieron… toda un descanso cuando volví a conectarla al coche y todavía estaba el CD dentro:

Descubrí este disco (Nacho) un par de años después que su segunda obra. En un principio me pareció algo más primitivo que “Down II”, pero después de unas cuantas escuchas acabé amando casi todas sus canciones. Y no es para menos, en este plástico está el embrión de todo lo que desarrollarían años después, de las melodías pantanosas de “Down II” a las increíble potencia de “Over The Under”.

El disco comienza con “Temptation´s Wings” y “Lifer”, dos potentes descargas que te hacen levantar del asiento al instante. Estos dos temas son una combinación perfecta, y resumen a la perfección el particular estilo musical que tan bien se les da a los componentes de Down. “Eyes Of The South” es una auténtica apisonadora, sus armonías iniciales te van atrapando hasta que la bomba explota en mil pedazos y Phil desata toda su fuerza combinando melodía y guturalidad de una manera magistral.

“Jail” es la calma entre tanta tempestad, un tema perfecto para fumarte un porrito y meditar paseando por los pantanos, el Garden District o el cementerio de Metairie. El tema pensado para single, preferido de muchos, es “Stone The Crow”, un bello tema que me conmovió con sus preciosas armonías de guitarra y sus repentinos ataques de ira. Phil volvía a hacer hincapié en los remordimientos y la depresión y nos regalaba un tema precioso y emotivo. Recuerdo (Nacho) ir de crucero por el Mississippi con este tema en la cabeza mientras observaba toda la magia que me ofrecían los parajes que rodeaban a ese espectacular e histórico río.

“Nola” será recordado como el disco de la portada de jesucristo con la corona de espinas y fumando, aunque en realidad esa imagen aparece en la contraportada. El icónico logo de la banda es simplemente Pepper… o al menos a eso lo quieren reducir, y es que el montaje no estuvo exento de polémica:

Es sólo Pepper Fumando. No tiene nada que ver con Jesús ni toda esa mierda que nos han querido tirar. Es simplemente Pepper. (Kirk Windstein).

Gran parte de las letras del disco giran en torno a las drogas, algo natural teniendo en cuenta el momento en el que Phil las escribió. En “Hail the Leaf” se habla de un modo contradictorio sobre ellas, y “Lifer” significa el particular Carpe Diem del señor Anselmo, tema que serviría como homenaje, muchos años más tarde, a la figura de Dimebag Darrell.

“Nola” es sencillamente nuestro primer álbum y yo tengo una teoría sobre los primeros álbumes; no importa los discos que saques después… En tu primer álbum te muestras natural, tal como eres realmente. Es como cuando tienes 15 años y das tu primer beso. (Kirk Windstein).

En esta casa tenemos una gran polémica con cúal es el mejor disco de la banda, aunque el director es claramente favorable hacia “Nola”, y por ello así dejamos constancia. No tuvimos reparos en preguntarle al propio Phil Anselmo de la siguiente manera:

Diablorock.com: Los redactores de esta web hemos hecho viajes de más de 1.000 kilómetros en el que el único tema en todo el trayecto ha sido cuál era el mejor disco de Down. ¿Serías capaz de decir algo al respecto para que se acabase la discusión?

Phil Anselmo: Decir algo así no sé si acabaría con la discusión, y sería algo injusto (risas). Además, fíjate una cosa, al estar en la banda es imposible para mí decidir algo así, me quedaría a medio camino. Me sorprende ver que la gente toma como importante diferentes elementos; a veces escuchas a uno decir que este u otro es su disco preferido, y digo ¿cómo? Es cuestión de volver atrás, la de veces que has escuchado un disco, las memorias que tengas impregnadas en él… es algo tan relativo que es imposible hablar con certeza. No sabes por qué te gusta pero es para ti especial, o es un disco que por lo que sea no es para ti… Quizá llega una de tus bandas preferidas y te suelta un disco en el momento de ánimo inadecuado y lo desechas, o te pega un testarazo en la cabeza de por vida. Tiene mucho que ver con el momento preciso que sea, que estés receptivo o no. Así que… (a gritos) ¡tío, no me metas en esto! (risas). Es broma.

Diablorock.com: Bueno, pues seguiremos con la pelea.

Phil Anselmo: ¡Es una buena pelea al menos!

El álbum se cierra con “Bury Me in Smoke”, un tema acreditado a Anselmo y Keenan pero con el sello incuestionable de Windstein en el aguijón final de su sucio y pesado riff. Uno de los mejores de la historia del rock duro, sin lugar a dudas. Kirk comentaba:

Toda la música de Down gira en torno a los riffs. Cuando componemos pensamos en hacer un disco de rock clásico y que pueda transmitir grandes sensaciones, principalmente a través de los riffs de guitarra. De hecho todavía seguimos pensando en que hacemos vinilos y componemos pensando en la cara A y en la cara B, y los riffs creo que nos dan esa dimensión que buscamos.

Los conciertos de Down siempre se cierran con “Bury Me in Smoke”, un tema con un riff tan increíble que son incapaces de dejarlo de hacer sonar, de modo que invitan al escenario a otros músicos, pipas o fans para que lo toquen por ellos mientras la banda se despide del público. Recuerdo con una sonrisa tonta la manera en que cerraron su actuación en sonisphere 2009 Barcelona (Sin duda la mejor de todas las que han realizado en nuestro país) cuando integrantes de Mastodon y Lamb of God se colgaron los instrumentos para hacer sonar el mastodótico riff… siendo inteligentemente ralentizado por Brian Dailor en los compases finales:

Y después de esto, vamos a por un collarín hasta la siguiente entrega: Especial Down – Volumen II: A Bustle in Your Hedgerow.


DiabloRock


Relacionado:

Entrevista exclusiva a Phil Anselmo: “Me gusta el estilo de vida decadente”

Entrevista a Kirk Windstein: “Crowbar está ahora en su mejor momento”