Un año después de publicar su quinto trabajo, Celeste estarán tocando en Madrid y Barcelona a primeros del próximo mes de noviembre. Tuvimos la oportunidad de verlos tocar en Hellfest este verano, donde pudimos comprobar que tienen un directo diferente y particular que arrastra cada vez a más gente. Con motivo de su próxima visita aprovechamos para charlar con la banda francesa y así conocerlos un poco mejor.

Foto cabecera: Kira Igigs.


Vuestro último trabajo, Infidèle(s), cumple ya un año. ¿Cómo valoráis en perspectiva el disco?

Estamos muy orgullosos de él. Fue un duro y largo trabajo lograr escribir canciones así, y las melodías que compusimos estuvieron pensadas para la experiencia en vivo. Ya hemos tocado muchos conciertos con material de este álbum, casi 100, y el público reaccionó muy bien a nuestras nuevas canciones. En cuanto a nuestro punto de vista, en lo que nos supone reproducirlas instrumentalmente, son muy agradables de tocar.

Celeste suele tocar en vivo sin ninguna otra luz que la que se emite desde unos dispositivos led que portáis los miembros del grupo, parece que queréis tenerlo todo bajo control, incluso la iluminación.


Así es. Tocamos sin luces externas, incorporamos muchas luces en el propio escenario, como estroboscopios, portando viseras, etc. Los controlamos todo con pedales mientras tocamos. Con esas luces queremos que nuestra música sea aún más potente y que sumerja al público en ella. A veces puede ser agresivo, a veces puede ser suntuoso… Es una extensión de nuestra música, de nuestro universo, creemos que podemos compartir esa forma nuestra de verlo con el público para que ambos podamos disfrutar de la experiencia de la misma manera.

¿A quién recomendarías la música Celeste?

Si te gusta la oscuridad y la violencia, si escuchas punk, hardcore o metal… hay mucho de eso en Celeste que disfrutarás.

Lo digo porque tal vez no os sintáis cómodos con varias etiquetas o géneros con los que se os ha tratado de relacionar.

Durante muchos años algunos nos etiquetaron en muchos géneros, como “sludge”, “post metal”, “black doom” incluso “black metal”. Honestamente no estamos enfocados hacia una etiqueta concreta, para mí hacemos post metal a nuestra manera. Nuestro estilo creo que es realmente particular. Lo amarás o lo odiarás, eso está claro. Pero a lo largo de nuestra carrera hemos notado que la audiencia que atraemos está muy diversificada. Hay chicos que escuchan crust, otros doom, punk, metal o lo que sea… disfrutan de Celeste, posiblemente atraídos por la violencia y la estética de nuestra música.

Encuentro mucho simbolismo en vuestra propuesta, especialmente en las portadas.

Siempre dejamos que la audiencia se pregunte sobre nuestras portadas, tenemos nuestro propio motivo para hacerlas así, tienen significado, por supuesto; pero tu imaginación y enfoque es la clave. Ves la tranquilidad, la inocencia y la pureza, pero de hecho, si miras fijamente, encontrarás la verdadera oscuridad. Nos gusta que cada uno saque su propio mensaje.

Sois una banda joven… 

¿Tú crees? 14 años de actividad, 6 discos… ¿Te parece joven?

(risas). Bueno, depende de con quién os comparéis, pero nosotros que hemos entrevistado a Glenn Hughes… os consideramos una banda joven, ¡de este milenio! Decía precisamente que pese a ser jóvenes tenéis mucho material, la pregunta era si es extraño o desafiante para vosotros tocar en vivo vuestro material más antiguo.

Puede. Decidimos no tocar más canciones de Pessimiste(s) o Nihiliste(s), porque hemos bajado la afinación de nuestras guitarras… y porque estamos hartos de tocarlas. Pero a veces tocamos canciones de Morte(s) y de Née(s), para lo cual necesitamos hacer algunas “modificaciones en vivo”, temas que hemos hecho evolucionar agregando matices a lo largo de los años.

¿Con cuál banda os gustaría ir de gira?

Es difícil, sinceramente. Uf, no lo sé. Conocemos a muchas bandas y escuchamos diferentes estilos de música. ¡Hacer una elección es muy difícil! Tal vez Wolves In The Throne Room, creo que encajaría perfectamente.

En contraste con los álbumes anteriores, ¿cuál es la gran fortaleza de vuestro último disco, Infidèle(s)?

Lo grabamos en un nuevo estudio, con un nuevo ingeniero de sonido. Realmente nos centramos en el sonido, especialmente en baterías y guitarras. Queríamos que suenen menos sucios y obtengan un tono más “limpio”, pero a la vez agresivo. Fabrice, nuestro ingeniero de sonido, hizo un trabajo increíble. Y cambiamos nuestro equipo, nuevas guitarras, nuevos amplificadores… ¡El sonido que siempre quisimos está aquí! La composición de este disco ha sido realmente particular. La mitad han sido compuestas por Johan, y la otra por Guillaume. El resultado es una simbiosis de las partes de guitarra agresivas de Guillaume y las melodías de Johan.

Y… ¿Cuál es la gran fortaleza de la banda?

La amistad. Nuestra unión. Quiero decir, tocamos juntos desde hace una década, y seguimos juntos, somos algo así como una familia. Es realmente importante para nosotros. Creamos siempre todo juntos, nos desafiamos todo el tiempo juntos. Creo que es la principal fuerza de la banda.