Muchos ven a Matt Pike como un Lemmy Kilmister de nueva generación. A menudo han sido comparados por estilo de vida, forma de hacer sonar a su banda y voz… y ahora resulta que también tenían otro punto en común: la amputación de los dedos de los pies. Hace unas semanas comentamos que Pike y sus High on Fire se vieron obligados a abandonar la carretera debido a la amputación parcial de uno de sus dedos. Hoy trasciende en las redes una entrevista que Scott Ian realizó en agosto con Landry- Audio, en la que el guitarrista de Anthrax, muy amigo de Lemmy, cuenta que el líder de Motörhead estuvo a punto de perder varios dedos de sus pies cuando la diabetes comenzó a afectar su salud seriamente:

Literalmente casi perdió un par de dedos de los pies antes de entender la enfermedad que tenía, ya sabes, diabetes. Un par de dedos se le pusieron negros por la mala circulación y todo eso. Después de buscar opiniones médicas tanto en Los Ángeles como en Londres, los médicos determinaron que la amputación era el único procedimiento apropiado para él. Así que llegado el día él estaba esperando a someterse a la cirugía sentado en la sala de espera del médico, fumando un cigarrillo. Y alguien le dijo: ‘No puedes fumar aquí. ¿Estás loco? No puedes fumar aquí’. Y él dijo: ‘Bueno, si voy a perder un dedo del pie, me voy a fumar un cigarrillo’. Y, en resumidas cuentas, dijeron de nuevo: ‘No puedes fumar aquí’. Y él respondió: ‘Bueno, entonces no estaré aquí’. Y se fue. Lo curioso es que terminó viendo a otro médico, y ellos le dijeron: ‘Solo necesitas cambiar esto o esto en tu dieta, y tus pies estarán bien’. Cambió su dieta, y no tuvo que cortarse los dedos de los pies. ¡¡¡Así que un cigarrillo literalmente lo salvó de una amputación!!!.

Fue entonces cuando Lemmy cambió su famoso cóctel “Lemmy” (Jack Daniels y cola) por vodka, debido al distinto contenido de azúcar, otra anécdota que Ian recordó. “En el mundo del rock, eso fue noticia importante“.


Relacionado:

Lemmy Kilmister y Motorhead tendrán su propia película “Biopic”

Carta a Lemmy: un año sin saber de ti…