Si escuchas “Ain’t It a Sin” sin moverte al son de su ritmo es que estás muerto. Cadáver colega, no como Charles Bradley, tan inmortal como inolvidable. Y no te conformes con marcar el ritmo, si puedes baila este tema, no hace falta que hayas dado clases.


Relacionado:

CRÓNICA: CHARLES BRADLEY & HIS EXTRAORDINARIES – SANTIAGO DE COMPOSTELA (23/07/2016)