Hamlet – Berlin (2018)
Sello: Maldito Records.

Texto: Rafa Diablo.


A mediados de los 90 Hamlet rompieron la brecha, convirtiéndose en nuestra primera gran banda de metal alternativo con calidad y proyección internacional. Con la vista siempre al frente, y sin perder unas señas de identidad emblemáticas, se puede decir que Hamlet no ha firmado un mal disco. Los madrileños continuaron aumentando su prestigio en los últimos años en una trayectoria ascendente gracias a la publicación de dos notables trabajos, Amnesia (2011) y La Ira (2015), sellando la década con una magnífica trilogía discográfica gracias a este sobresaliente Berlin.

A lo largo de varias décadas, Hamlet se labraron un espacio sonoro propio combinando diferentes elementos que dieron sentido a su sonido, y en Berlin se permiten reinterpretarlos en una magnífica nueva colección de canciones en la que, a la vez, ofrecen atractivas novedades. Once temas que desprenden una retorcida oscuridad. Un trabajo de enorme tensión, con una producción más vigorosa que en su anterior entrega, y acompasando un estilo más versátil y elástico. Luis aparece más experimental, inquieto a la hora de arrojar diferentes sonidos, efectos y estilo. Su guitarra marca la personalidad de cada tema, viajando de terrenos agudos y enfermizos, cercanos al post-hardcore, hacia secciones de contundente metal pesado. Molly está bestial en todo el recorrido del disco, mostrando la lija de su garganta de manera predominante, y aportando oportunas melodías en los temas que requieren de mayor dramatismo.

Libertad me tiene loco, enfermiza, rara y cojonuda, con un Molly tremendo a la voz en el tramo central de puro post-metal, y con un final de pesadez exquisita en la que poder destrozarte las cervicales. Tu Destino explora nuevos matices y territorios en la banda, como la cambiante El Principio de un Comienzo, de bruscos cambios de ritmo y un contundente riff final. o Cada día un día Más, fiel representante de lo que siempre fueron Hamlet junto a lo que son hoy. Héroe nos trae a los Hamlet de muralla sónica y guitarras abiertas, un tema deliciosamente tenso y oscuro con una excepcional combinación de voces de Molly, brutal en su máxima expresión gritando “¡Héroe!“.

Y es en No sé decir Adiós donde encontramos a Hamlet mostrando su mejor faceta como compositores. Más allá de sus buenas ideas, es encomiable lo que la banda consigue transmitir con elementos tan sencillos. Un nuevo clásico de sus repertorios. Siempre podemos esperar un gran trabajo en cada nuevo disco de los madrileños, pero con Berlin se han vuelto a superar.