Las joyas que suenan por la redacción a veces no necesitan beber de las efemérides, ni tienen que ser los temas más emblemáticos de las bandas más en boga. Hoy volvió a sonar por aquí uno de los discos más incomprendidos y ninguneados de finales de los 90, el maravilloso Album of the Year (1997) de Faith No More, en el que, entre otras maravillas, se encuentra olvidado este poderoso Paths of Glory. Otro milagro más de una banda incuestionable, con todos sus miembros brillando, a lo suyo, y en estado de gracia. Oscura, sugerente y de un tremendo poder evocador.