Hace unas semanas decíamos de manera distendida en una charla con Ester Segarra, fotógrafa que ha trabajado en numerosas ocasiones con Behemoth, que el líder de la banda polaca, Nergal (Adam Darski), representaba en el metal la figura de Madonna en el pop, siempre al límite de la provocación y en eterna polémica. Cualquiera que siga mínimamente a la banda dará buena cuenta de que Nergal es poco amigo de lo políticamente correcto, y aunque ya lo conocemos de sobra (es un oso amoroso que no dañaría una mosca), el músico ha tenido de nuevo que defenderse, y postularse políticamente, a raíz de una nueva presión provocada por el “lobby justiciero de la superioridad moral”,  The Blastbeat Network, el mayor holding de publicidad para sitios web y magazines anglosajones de heavy metal y hard rock (Metal Injection, Metal Insider…).

La dirección de dicha firma, que abiertamente tacha y señala a las bandas que no pasan por su detector de mojigatismo, escribió al manager de la banda pidiendo explicaciones sobre Nergal llevando una camiseta de Bolzer, o por hacerse una foto junto a Rob Darken de la banda Graveland, bandas en la lista negra del lobby norteamericano. En dicha carta, Ben Umanov (alias Vincent Neilstein) y Matt Goldberg (alias Axl Rosenberg) daban un ultimátum al vocalista: o les concedía unas preguntas al respecto (alimentando a sus medios y dejando a sus periodistas como verdaderos jueces supremos de la autoridad moral en el heavy metal) o la banda sería señalada públicamente y boicoteada en su medio.

En lugar de arreglar (otra vez) de manera interna este tipo de interrogatorios, Nergal ha explotado y, sin pasar por el aro, ha realizado el siguiente comunicado en redes sociales:


Mi equipo recibió un correo electrónico de Ben Umanov y Matt Rosenberg.

Lo que tenemos aquí es un medio de comunicación que intenta crear una historia controvertida para obtener clics de cualquier manera posible. En este caso, están tratando de interpretar comentarios, publicaciones, fotos e incluso camisetas para pintarme como algo que no soy. Con fines de lucro, querían que les diera una cita de su historia para contar mi versión de las cosas. Pero, no me siento obligado a ayudarlos con su negocio de noticias. En su lugar, abordaré los problemas que implican en mi propia declaración, en mis propias palabras, y dirigido quienes se preocupan por leerla.

Primero diré esto: como persona independiente estoy en contra de cualquier forma de racismo, fascismo, discriminación u odio. Como muchos de ustedes saben, digo muchas cosas locas, pero no tengo prejuicio alguno contra ningún ser humano. Soy un personaje controvertido, lo admito… es parte de mí y, a veces, me gusta agitar las cosas a propósito. Cuando aprendere… Probablemente nunca. Pero, el simple hecho es que soy una persona abierta, amorosa y leal. Creo que las personas que conozco en mi vida diaria y en mis viajes musicales, así como las que me siguen en las redes sociales, lo saben.

Sobre Rob Darken: tomé algunas fotos recientemente en Polonia después de un show de Behemoth con Rob de Graveland, un amigo y compañero polaco. He conocido a Rob durante muchos años desde 1992 y a veces pasar el rato en Wroclaw con él. Hizo algunas grabaciones en nuestras primeras y segundas cintas de demostración. También tiene una foto publicada en mi libro “Confesiones de un hereje”. Rob y yo compartimos el amor por el Black Metal y su rica historia. Pero aparte de eso, no apruebo los ideales personales y la agenda de Rob, porque no los conozco. No puedo responsabilizarme por cada persona con la que tomo una foto.

Bolzer: somos amigos y hemos hecho varias giras. No tengo que decir mucho más sobre Okoi y Bolzer aparte de lo que Okoi dice aquí.

Eugenesia – Tengo poco conocimiento y ningún interés en el tema. Hice un comentario acerca de que mis compatriotas no eran adecuados para jugar al fútbol. Es cierto, se eliminó la publicación, pero volví a publicar momentos más tarde (todavía está) con una imagen más adecuada al texto, ya que la anterior fue malinterpretada. ¡La historia de mi vida!”


Vivimos tiempos de bandos, de blanco o negro, de bueno o malo. Tiempos en los que se pone acento a las chorradas y no se tiene en cuenta a las personas. Las reacciones impulsivas elaboradas por los autoproclamados colectivos en defensa de la verdad marcan el día a día. Todo se polariza en bandos, y el envoltorio siempre debe ser del mismo color, que no parezca lo que no es. A ver si en 2019 dejamos en paro a la policía de lo políticamente correcto, nos informamos mejor sin quedarnos en la fachada, y asumimos la responsabilidad necesaria de saber qué información compartimos en redes sociales. Que mañana te puede tocar a ti defenderte de lo más delirante, y el daño puede ser irreparable.

Por nuestra parte seguiremos poniendo a todo volumen nuestros discos de Behemoth y Bolzer.