Es un momento crucial en la carrera de Robb Flynn, alma mater de Machine Head. Después de que la formación del grupo se rompiera en el último tramo de la gira presentación de su último disco, Robb encara 2019 con un importante interrogante en cuanto a lo que hacer con su banda, y con su vida. Flynn no esconde que su peculiar personalidad es la causa de los principales baches de su carrera, a la vez de que, bien encauzada, también fue el germen de sus éxitos. En este momento de incógnitas el frontman ha querido echar la vista atrás para tomar impulso. De modo que [aunque últimamente acostumbra a desnudarse y mostrar su incontinencia verbal a través de su canal de Youtube] hace unos días salió a la luz una carta abierta escrita por Flynn, dirigida a su yo de 14 años. Una impactante confesión en la que el vocalista y cantante pone en valor el modo en que, partiendo de haber sido traficante de drogas, llegó a conseguir su meta en el mundo de la música, cumpliendo sueños imposibles como tocar junto a Metallica. Una mirada hacia atrás, repasando los altibajos de su vida, desde su actual encrucijada.


Querido Robb de 14 años …

La música será tu forma de dar sentido a la vida, de manera positiva y negativa. Tu vida tomará un camino, y aprenderás lo que necesitas aprender, y harás lo que necesites, y luego tomarás esas lecciones y las aplicarás.

Tus padres no quieren que toques música. Bueno, en cierto sentido serán de apoyo. Tu padre te alquilará una guitarra durante tres meses por 45$, y prometerá igualarlo si sigues tocando. Seguirás tocando, ahorrarás 200$ y te harás con una Ibanez de 400$. En ese sentido, es genial, pero aún así no obtendrás lo que quieres. Cuando el alcohol, las drogas y las chicas hayan aparecido en tu vida, tus padres se divorciarán y quedarás totalmente fuera de control, follando con chicas en tu habitación hasta las 1 de la madrugada.

Pero practicarás mucho. Metallica es una gran razón por la que comenzar a tocar, y verás como abren para Raven frente a 250 personas. Como adolescente del Bay Area nunca lo creerás, pero algún día tocarás con ellos. A tus 20 años, te encantará tocar música y querrás hacerlo. Pero cuando tu banda Vio-Lence se rompa comenzarás a vender drogas para ganar dinero, y serás bueno en eso, a pesar de que te harás adicto. Te llegará el sentido común, y la idea de que si lo vas a vender no deberías consumirlo. No entrarás en una banda de pandilleros, pero estarás como un loco por las calles. Los policías detendrán a todos tus amigos, pero los extrañarás por cinco minutos. Irás a los shows de Slayer y ganarás 2,000$ en ventas de droga, para ti será como el gran premio de un shows de Slayer. Pero escucha: en unos años tocarás con ellos, y será la primera vez que salgas de Estados Unidos.

Esta será tu vida; partes en ella serán divertidas, y partes en ella serán aterradoras. Solo estás tratando de ganar dinero para estar en una banda, y eso te hará querer estar en ella cada vez más. Los matones te querrán muerto. Durante unos seis meses no estarás seguro en ningún lugar al que vayas. A cada paso que des tendrás que llevar una pistola y un cuchillo… y luego llegará Machine Head.

Al comienzo de Machine Head serás bastante negativo. En la banda tendrás un dicho: ‘¡Esto es lo peor!’ Tendrás a unos vecinos estudiantes universitarios, siempre quejándose de que toques música a todo volumen. Nunca volverás a pronunciar las palabras “Esto es lo peor”, porque el mundo te mostrará lo malo que puede ser. Es una gran lección. En los primeros días de Machine Head no será fácil, pero no tiene por qué serlo. Estamos condicionados a creer que se supone que la vida es fácil, cuando debemos estar condicionados para saber que la vida será difícil, con puntos fáciles. Y eso está bien. Pondrás gran parte de tu vida en tu primer disco, Burn My Eyes , y será una locura, una locura. Firmarás con Roadrunner, que tiene a todas las mejores bandas. Te enfrentarás a una multitud de asesinos en su forma más cruel. Quiero decir, puedes abrir para Slayer ahora, pero en el ’94 era algo a vida o muerte. Le darás la vuelta y harás que esa energía y odio funcione.

Tus compañeros de banda serán autodestructivos y seguirán sus propios caminos de drogas y alcohol. Algunos se sentirán agotados porque son demasiado grandes. Lucharás contra tu propio éxito. Pero, en unos pocos años, llamarás a un tipo que hizo una crítica de tu tercer álbum, The Burning Red , y le lanzarás un montón de mierda por darte una calificación que no entiendes… algún día mirarás hacia atrás y verás que fue una de las mejores críticas que tuviste.

Algunas personas odiarán tu siguiente disco, Supercharger, porque basarán sus opiniones en lo comparativo del momento. Pero todo sucede por una razón. Las canciones de Supercharger, como “Crashing Around You” o “Deafening Silence”, será lo que te lleve a otras como “Darkness Within” o “Be Still and Know” de Unto The Locust, 10 años después. Gran parte de la música tiene que ver con lo que alguien piensa al respecto en el momento exacto en que sale, pero la música suele tener efecto mariposa. Cuando toques canciones de Supercharger años más tarde la gente alucinará porque es un “clásico”.

No vas a creer esto. Después de lanzar tu sexto álbum, The Blackening , ¡harás una gira con Metallica y James Hetfield te pedirá tocar una de tus canciones! Estarás calentando en el vestuario, donde hay un pequeño kit de batería electrónico que tu batería usa para calentar. James entrará y saltará sobre el kit de batería. Te preguntará si conoces a Metallica y probaréis algunas canciones. Luego vendrán tus compañeros de banda y haréis algunas canciones de Iron Maiden. Lo siguiente que sabes será… ‘¡Hey, James quiere tocar Aesthetics Of Hate contigo en el escenario!’ Será increíble, muy divertido y te sentirás honrado. Tienes que ser capaz de mostrar esa gratitud, porque esos son los momentos que llevarás contigo para siempre. Toda esa mierda y las luchas de tu vida se compensan con ese momento increíble, que te llevará más allá de todo lo malo.

Escucha, no quieres tener hijos ahora, pero te encantará tenerlos. Te alegrarás de no haber escuchado la estupidez que te estabas diciendo en ese momento. No es como lo que te dicen, de ninguna manera, y ​​cambiará tu vida para siempre. Lo pondrá en perspectiva. Te darás cuenta mejor que nunca de que vas a morir, porque tenías un bebé que se hizo más alto que tú. Pasa todo muy rápido y no estarás aquí para siempre. No sabrás lo que quieres, pero te hará ver la vida de manera diferente.

A los 50 años, pondrás un lado diferente de tu vida en la música, y a algunas personas no les gustará. La gente criticará y hablará mierda, pero recuerda que tu piel tiene ya tres pulgadas de grosor. Solo eres un tipo que hace música, y una vez que la sacas ya ni siquiera es tuyo. Hay canciones que escribiste hace 25 años en las que no crees, pero esas canciones son parte del viaje. Por suerte, la gente te seguirá apoyando. Puede que no te recuerden como a The Beatles o a Led Zeppelin, pero a las pocas personas a las que les importó, les importará.


Relacionado:

Los primeros Machine Head (1994 a 1997). Benditos chicos de Oakland

Expulsan a una pareja en concierto de Machine Head por practicar sexo en primera fila