Conocer a Lemmy es algo que no se olvida, y en el caso de Max Cavalera (Soulfly, Cavalera Conspiracy, Ex Sepultura) fue un momento un tanto peculiar. Así lo recordó recientemente el músico brasileño durante una entrevista con Little Punk People:

Lo conocí en el 89, durante mi primera gira por Europa con Sepultura. Estábamos en un pub de Inglaterra y él estaba jugando a una máquina tragaperras. Yo entonces era solo un chaval brasileño de gira por primera vez, y fui a molestarlo como a un idiota, ¿sabes? ‘¡Eh, hombre! ¡Soy de Brasil! ¡Adoro a Motörhead!’ y todo eso. Así que la respuesta de Lemmy fue algo así como, ‘Déjame en paz, niñato. Estoy tratando de jugar a esta máquina’. Volví a nuestra mesa… volví a beber… me armé de más coraje y volví a molestarle de nuevo. En ese punto Lemmy ya no me respondió una palabra, simplemente agarró todo el whisky que estaba bebiendo y me lo tiró entero en la cabeza. Estaba claro que era un mensaje de” déjame en paz “, pero volví a la mesa feliz y les dije a todos los demás miembros de la banda: ‘¡Acabo de bautizarme con Lemmy! ¡Genial! ¡No voy a lavarme el pelo durante un mes!’ Algo que probablemente cumplí“.

Nos lo creemos, incluso sospechamos que no volvió a lavarse el pelo desde entonces.

Aprovechamos para recordar la versión que Sepultura repitieron tantas veces del clásico de Motorhead, Orgasmatron.


Relacionado:

Entrevista a Max Cavalera: “No he hecho aún mi obra maestra”