Apuntar o tratar sobre Mötley Crüe estos días es de aprovechateguis. La web recibe decenas de miles de visitas desde el pasado viernes, “felipes” que llegan después de buscar información en Google de esa banda con el batería que se lió con la rubia de Los Vigilantes de la Playa, y que ahora parece que tienen un biopic en Netflix.

La cuestión es que no reivindicamos este tema por eso, apuntamos a este temazo porque hubo un tiempo en que la batería de Mötley Crüe no era dueña de T-Bone (Tommy Lee), sino de Randy Castillo, y lo hizo de puta madre por cierto.

Un Randy Castillo que nos dejó un día como hoy, 26 de marzo, de 2002. Lo perdimos cuando tenía 51 años, después de acompañar a Lita Ford u Ozzy Osbourne, y dos años después de publicación del sobresaliente “A New Tattoo“. Un LP en el que aparecía este temazo, un disco potente en tiempos que apenas importó a nadie, y en el que antes de arrancar su gira promocional Castillo enfermó.

Un tema que ya escogimos como fundamental para cualquier playlist de fiesta piscinera, y con el que siempre podrás canturrear por lo bajini cuando veas a ciertas señoritas… o señoras……. ¡o señores!



Relacionado:

Los años oscuros del hard rock. Vol-2 (2000-2001)

SONANDO: MÖTLEY CRÜE – NEW TATTOO (2000)