Muchos opinan que el origen de los cultos religiosos está en la superstición, y en el caso de Black Sabbath fue justo la razón por la que empezaron a colgarse crucifijos.


Durante una entrevista con Louder Sound, el bajista y letrista de Black Sabbath, Geezer Butler, explicó lo que hizo que la banda empezara a usar las cruces que finalmente se convirtieron en una parte básica de su imagen.


«En nuestros primeros tiempos, había una organización de magia negra que quería que tocásemos en un monumento megalítico funerario, para hacer una misa Wicca. Les dijimos que no, así que, como estábamos en contra de Satanás en lugar de promoverlo, supuestamente nos maldijeron.

El jefe de las brujas blancas llamó a nuestro manager y dijo que sabía que caía una maldición sobre nosotros, que debíamos usar cruces para protegernos y que él haría algo ritual. Todo suena muy tonto, pero por eso empezamos a usar cruces.

El padre de Ozzy las hizo para nosotros. Solía ​​trabajar en una fábrica de metales fabricando piezas de automóviles, así que nos hizo estas grandes cruces grandes con metal de repuestos.

La gente nos confundió con Black Widow, que hacían misas negras en el escenario, sacrificios y toda esa basura. No estábamos metidos en eso, era demasiado cursi para nosotros. Mucha gente solía mezclarnos con ello y con la magia negra.»


Como curiosidad, debemos añadir que el disco debut de la banda, Black Sabbath, publicado el 13 de febrero de 1970, contaba con un artwork (en el que la banda apenas pudo intervenir) con un interior de carpeta en el que aparecía una gran cruz invertida junto a un poema que trataba sobre la noche, la muerte y similares. La aparición de dicha cruz invertida fue algo que molestó mucho a la banda, especialmente a Geezer.

La siniestra portada, la cruz invertida y los poemas interiores fueron el detonante de múltiples rumores sobre el culto satánico del grupo, siendo en numerosas ocasiones invitados a actuar en reuniones satánicas y de magia negra.

Ozzy Osbourne también hizo unas declaraciones sobre el episodio en el que rechazaron la invitación de realizar una misa Wicca. En 2013 Ozzy comentó a la revista Mojo:


«Nunca nos hemos tomado el tema de la magia negra en serio. Nos atrajo en su día la teatralidad y el misticismo, pero nunca practicamos nada. Cuando después de un show llegaron unos tíos con túnicas negras y nos invitaron a tocar en un cementerio les dije que se fueran a tomar por el culo. Supuestamente en esa época había un gran maestre o algo así en Inglaterra, pero nunca le conocí ni me interesa»


Relacionado:

Inaugurado el puente de Birmingham que lleva el nombre de Black Sabbath

Ozzy Osbourne quiere un último concierto de Black Sabbath con Bill Ward

“Hand of Doom” por Slayer, en la piel de Black Sabbath